Biblioteca
Unos jóvenes estudian en una biblioteca pública. EP

Fondos bibliográficos sin actualizar y menos actividades formativas. Esa es la realidad que a día de hoy padecen los 2,5 millones de usuarios de las 219 bibliotecas públicas (municipales y autonómicas) que hay en la región –según datos de la propia Comunidad– y que desde enero están sufriendo la tijera de las diferentes administraciones.

Uno de los primeros en adelgazar el presupuesto para bibliotecas ha sido el Ayuntamiento de Madrid, que en 2011 destinará casi once millones de euros menos que en 2010 para la Concejalía de Las Artes (122.104.832 euros en total), de los que cuatro afectarán al programa de Bibliotecas y Patrimonio Bibliográfico.

Desde enero se han suspendido todos los talleres gratuitos que se prestaban en las 31 bibliotecas municipales Y las consecuencias no se han hecho esperar. Desde enero se han suspendido todos los talleres gratuitos que se prestaban en las 31 bibliotecas municipales. "No está previsto que se retomen hasta el próximo curso", han explicado desde la biblioteca Iván de Vargas (Centro) cuando este diario se interesó por un taller de poesía. Tampoco se realizan los talleres de cómic, escritura creativa, periodismo, guiones o teatro, ni ninguna de las actividades infantiles.

Y los recortes se extienden desde este lunes a las 16 bibliotecas que tiene la Comunidad (todas en la capital). Este ejercicio, Aguirre destinará casi siete millones de euros menos que el pasado, (38.020.105 euros en total) a las bibliotecas. Un recorte que desde ya sufrirán las 50 actividades de las que se benefician los 647.000 usuarios de esta red de bibliotecas. Sus talleres, 11 de ellos para niños, pierden la periodicidad semanal para convertirse en citas quincenales.

La Consejería de Cultura ha explicado a 20 minutos que el objetivo es ahorrar en tiempos de crisis, aunque no precisó qué alivio supondrá a las arcas públicas dejar a niños y mayores sin cuentacuentos, manualidades o talleres de lectura y narrativa.

Internet a pedales

El cambio de la periodicidad en los talleres no es la única pega que los usuarios ponen a las bibliotecas de la Comunidad. "El acceso a Internet de la biblioteca Luis Martín Santos (Villa de Vallecas) es lento –en ocasiones a 1 Kb/s–. He puesto innumerables reclamaciones por el mismo problema y nada. No lo soluciona nadie", denuncia el lector José Manuel López en la carta remitida a este diario. Según dice, tras múltiples reclamaciones, solo ha logrado que la dirección del centro reconozca que también "la conexión de los propios trabajadores es deficiente".

Una realidad sobre la que ya alertó el Ministerio de Cultura en su último informe Bibliotecas públicas españolas en cifras, y donde la comunidad sale muy mal parada. Según sus datos, cada biblioteca madrileña atiende a 30.000 habitantes, la cifra más alta (solo Ceuta y Melilla tiene peor dato). Hay 2,38 ordenadores de uso público con acceso a Internet por cada 10.000 habitantes frente a las 4,97 de Cataluña. Eso sí, los madrileños son de los que más préstamos solicitan en las bibliotecas (1,29 de media). A la cabeza, de nuevo los catalanes: 2,29.

Cuatro distritos están a la cola

Casi 500.000 vecinos de Madrid son menos afortunados que el resto de residentes de la capital. Viven en los distritos de Chamberí, Villaverde, Moncloa y Retiro, pero no disfrutan de ninguna biblioteca municipal. Frente a ellos, otros como los de San Blas tienen tres. El Consistorio asegura que la carencia la suple con las bibliotecas regionales y así "no se duplican servicios".

Consulta aquí más noticias de Madrid.