El obispo de Santander, Vicente Jiménez Zamora, ha animado a manifestar la fe, "para que no nos achaquen de que vivimos una fe vergonzante", en una carta pastoral con motivo de la celebración del Domingo de Ramos, en la que se bendicen las palmas.

Con motivo de estos "días fuertes del tiempo litúrgico", el obispo recuerda que la Semana Santa "es la conmemoración litúrgica anual de la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro señor Jesucristo".

El prelado cántabro resalta que "conmemorar" significa "celebrar y participar", por lo que la Semana Santa "no puede quedarse en mero espectáculo, aunque sea religioso".

"Nuestra fe cristiana exige que ésta sea celebrada y participada", y recuerda al respecto que el primer ámbito de la celebración es la liturgia", porque "de ella nacen y a ella tienden todas las demás manifestaciones de la religiosidad popular".

También destaca que "conmemorar" es "representar y también manifestar", de manera que la Semana Santa "es una ocasión privilegiada para confesar con valor y alegría nuestra fe en Jesucristo, muerto por nuestros pecados y resucitado para nuestra justificación".

"Nuestro pasado es también de arte y de cultura en múltiples expresiones", como lo son los pasos e imágenes, "que contemplamos en las procesiones por las calles y plazas de nuestra ciudad de Santander, organizadas por la Junta de Cofradías", expresa.

Jiménez Zamora concluye su carta pastoral titulada 'De la humillación por amor, a la exaltación en gloria', "exhortando como obispo y pastor" a todos los diocesanos, sacerdotes, miembros de vida consagrada, laicos y cofrades, "a participar con fe y devoción en los sagrados misterios de estos días santos".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.