Simón Pedro Barceló apuesta por la gestión privada de los aeropuertos, que no implica su privatización

Dice que para luchar contra la estacionalidad no conviene aumentar la oferta
Diputados del PP junto a Simón Pedro Barceló
Diputados del PP junto a Simón Pedro Barceló
EUROPA PRESS

El copresidente de la cadena hotelera Barceló, Simón Pedro Barceló, se posicionó este miércoles a favor de una gestión privada de los aeropuertos españoles, que no obstante, "no requeriría necesariamente una privatización" ni la venta de los aeródromos a empresas privadas, lo que en su opinión sería preocupante.

En el marco de su comparecencia ante la Comisión de Industria, Turismo y Comercio en la Cámara Baja, Barceló opinó que la gestión privada se podría aplicar sin vender las infraestructuras, a través de gestión privada enmarcada bajo criterios establecidos desde el ámbito público.

Al responsable le preocupa un escenario en el que una empresa privada adquiera un aeropuerto, porque esta compañía aplicaría como primer criterio "la rentabilidad de la inversión". "El funcionamiento de un aeropuerto no puede depender sólo de una cuenta de resultados", aseveró.

No obstante, reconoció que una gestión privada mejoraría la comercialización, la entrada de nuevas compañías aéreas, y la creación de nuevos puntos de conexión. Además, destacó que la posición geográfica de España, permitiría que otras aerolíneas extranjeras utilizaran el territorio español para ubicar sus 'hubs' —centro de interconexión de vuelos—, una idea que debería ser desarrollada y que tendría "efectos muy beneficiosos" sobre la actividad aeroportuaria.

Barceló, quien compareció en el Congreso en condición de experto en turismo, detalló un decálogo de medidas para luchar por el crecimiento de un sector con previsiones optimistas a medio y largo plazo, para que pueda seguir liderando la creación de empleo y crecimiento económico.

Por su parte, la diputada nacional del PP por Baleares María Salom le solicitó una valoración de las medidas para alargar la temporada turística en el segmento de sol y playa, las iniciativas para extender el programa Turismo Senior Europa para que sea un éxito en el país y su opinión respecto al impulso de las zonas de reconversión de destinos maduros, con especial énfasis a cómo deberían colaborar el sector público y privado.

También, Salom ha solicitado al co-presidente del Grupo Barceló su valoración sobre la iniciativa de aplicar el IVA superreducido del 4% al sector turístico, medida que el PP lleva proponiendo en el Congreso más de un año.

El directivo recalcó la necesidad de luchar contra la oferta fraudulenta y de la falta de compromiso por la calidad a través de "una activa labor inspectora" para evitar la competencia desleal y sin ningún tipo de regulación.

Como medida para combatir la estacionalidad, Barceló llamó a evitar el crecimiento de la oferta mientras no se haya conseguido el aumento del empleo estable, y la recuperación de la rentabilidad. El responsable recordó que la ocupación media de España el año pasado rondó el 50%.

"Me gustaría que tuvieran muy en cuenta que el sector turístico español puede mejorar su crecimiento económico sin más financiación, porque no requiere más inversión. No necesitamos más inversión porque ya tenemos la plataforma productiva. Lo que necesitamos es una mayor demanda", aclaró.

Barceló aseguró que mientras se siga adecuando la oferta a los picos de demanda en julio y agosto va a ser "difícilmente" conseguir clientes en primavera, otoño e invierno en los destinos tradicionales vacacionales.

Turismo social europeo.

El hotelero se mostró partidario del desarrollo del turismo social en el ámbito europeo, un programa que ha demostrado su rentabilidad, que aporta 1,5 euros por cada euro de inversión y que podría servir para luchar contra el déficit. El Gobierno, por tanto, debería esforzarse porque Europa le permita desarrollar y ampliar estos programas e impulsar a España como destino social europeo.

Barceló clamó también por una política turística que incluya "todas las dimensiones del sector" y abogó por un pacto de Estado para convertir al turismo en el eje central de las políticas.

El empresario defendió la protección de los recursos naturales y calificó de "magnífica noticia" el Plan litoral siglo XXI. También consideró que hay que incidir en convertir a España en un centro mundial de talento turístico a partir de un fomento de la formación.

Se mostró partidario de revisar las cargas fiscales que recaen en el sector y recordó que en otros países europeos el sector obtiene paquetes fiscales más ventajosos. En este sentido, se mostró partidario del IVA superreducido.

"Estos puntos de margen de IVA se gestionarían mejor desde el ámbito privado mejor que desde el público", defendió el responsable, quien recordó que los empresarios han perdido mucha rentabilidad en los últimos años como consecuencia de la sobreoferta.

También se refirió a los modelos de reconversión de destinos maduros para señalar que estas iniciativas deben reunir consenso, para añadir luego que también es aconsejable que los tiempos de ejecución de inversiones planteados por el sector público y privado sean más coincidentes.

Por último, Barceló destacó la necesidad de la creación de una Ley de Huelga que proteja constitucionalmente los derechos de los ciudadanos españoles y de los turistas que vienen al país y apostó por la mejora del producto turístico para combatir la estacionalidad.

En su opinión, el sector "tocó fondo" en 2009, "dio un paso adelante" en 2010 y se está recuperando en 2011 especialmente en el producto 'sol y playa', ya que el segmento urbano, mucho más dependiente del mercado español, "sigue sufriendo" en la actualidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento