Celebrar el cumple de los hijos fuera de casa puede salir por un pico
Niños que se divertían el viernes en un cumpleaños en Bilbao. AIOL
Hoy en día lo de traerte a casa a toda la clase de tu hijo el día de su cumpleaños está pasando a la historia. Nada de preparar comida para 25, adecuar la cocina para que entren todos ni, por supuesto, limpiar todo lo que los chavales pueden llegar a manchar.

Lo que se lleva ahora es celebrarlo fuera de casa. Y eso, si tu hijo decide invitar a toda la clase (unos 25 niños), te puede salir por un pico. Una de las opciones preferidas por los padres de ahora son los centros de ocio infantil. Éstos incluyen piscina con bolas, laberinto, colchonetas, merienda y tarta de cumpleaños. Unos 270 euros, si los padres no toman nada. «Tenemos una merienda para padres cuyo precio varía según lo que pidan», comenta Patricia San José, del centro Osipark en Bilbao.

La hamburguesería es otro de los destinos de las fiestas de cumpleaños. En Burger King, por ejemplo, por unos seis euros por niño, recibirán corona, bolsa sorpresa, el menú infantil que ellos elijan, tarta y, para el homenajeado, un regalito. En total, entre unos 150 y 200 euros.

Pero si uno no quiere gastarse casi 300 euros en el cumpleaños de su hijo, puede optar por el método tradicional. Ir al supermercado y comprar comida para todos los amigos del niño: chuches, bocatas, tarta y adornos para el salón, no llegará a más de 50 euros.

Aunque siempre queda la opción de ir a la bolera, al karaoke, a una minidiscoteca... o al parque.