Hospital Vall d'Hebrón
Hospital Vall d'Hebrón. ARCHIVO

Los recortes en los grandes hospitales para ahorrar un 10% del presupuesto se empezarán a notar esta Semana Santa (el Arnau de Vilanova, por ejemplo, cerrará esos días dos plantas con 60 camas, todas las consultas externas y los quirófanos de intervenciones programadas) y se agudizarán en verano, aunque también supondrán un reajuste de la actividad en fin de semana.

Los hospitales no creen que se resientan ni las urgenciasEn este sentido, centros como el de Bellvitge (debe gastar 60 millones menos) cerrarán plantas, sobre todo, en fin de semana, con lo que organizarán la actividad para dar las altas en viernes. También se dejarán de hacer operaciones por la tarde. Con todo, los hospitales no creen que se resientan ni las urgencias (aunque los empleados denuncian el cierre de este servicio del Clínic en la calle València) ni la atención a enfermos graves, pero sí que se incrementará la espera para los más leves y para el diagnóstico del especialista.

El secretario de Coordinadió i Estratègia del Departament de Salut, Francesc Sancho, aseguró este jueves que confía en que no haya despidos, aunque defendió una disminución de ingresos en los trabajadores que después se pueda recuperar. "Renunciar, por ejemplo, a los días de libre disponibilidad", detalló. También apostó por rebajar las horas extra y suprimir servicios con menos demanda. La exconsellera de Salut, Marina Geli, auguró que habrá Expedientes de Regulación de Empleo. En Tarragona, 250 interinos perderán su trabajo.

Podrían renunciar a los días de libre disponibilidadEn el caso de Bellvitge, por ejemplo, este año se pretende concentrar las vacaciones de los trabajadores en los dos meses de verano para no contratar a 700 suplentes. Los alcaldes del Baix Llobregat reclamaron que los recortes en la comarca se consensúen.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.