Foto de Pasqual Maragall
El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, interviene en la sesión de control celebrada ayer en el Parlamento catalán (EFE) Andreu Dalmau/EFE

El presidente de la Generalitat manifestó sus "dudas", a pregunta de Artur Mas en la sesión de control del Parlamento Catalán, sobre el pacto entre el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y propio el líder de CiU.

Según el presidente de la Generalitat, "estamos decidiendo después de 25 años, y probablemente por 25 años más, el lugar que ocupa Cataluña en la política española, y creo que se está haciendo razonablemente bien, pese al pie forzado de un acuerdo que a mi me parece dudoso y quizás un poco precipitado".

Pasqual Maragall se refirió, en este sentido, a la definición de Cataluña como nación que figurará en el nuevo Estatuto dentro del preámbulo y no en el articulado, como consecuencia del pacto suscrito entre el PSOE y CiU.

"Creo -ha subrayado Maragall- que todos deberíamos recordar de dónde venimos" a la hora de hacer valoraciones "porque en 1931 queríamos ser una república en una federación de repúblicas ibéricas y acabamos siendo una región en el Estatut de 1932. En 1979 éramos una nacionalidad en la Constitución y en el Estatut -prosiguió- y ahora en 2006, seremos una nación para nosotros y nacionalidad para los españoles, así es como ha quedado".

En 1979 éramos una nacionalidad en la Constitución y en el Estatut -prosiguió- y ahora en 2006, seremos una nación para nosotros y nacionalidad para los españoles

Contento pero no tanto

"En un sentido hemos avanzado y mucho -ha admitido-, porque ahora nosotros nos denominamos nación", pero este avance tiene "dos pegas", y la primera es que "aunque es cierto que España nos reconoce como nacionalidad, eso hoy es menos que en 1979, ya que en ese año las nacionalidades eran tres, las tres históricas, mientras que ahora hay 7 o 8 reconocidas y, en pura teoría, nada impide que finalmente hayan 17 nacionalidades".

"La segunda pega -ha añadido Maragall- es que nosotros nos consideramos nación pero España no del todo, aunque se diga en el preámbulo".

Después de asegurar a Artur Mas que "ustedes durante muchos años no quisieron reformar el Estatut ni siquiera en pensamientos" y de recordar que en la anterior legislatura los dirigentes de CiU "eran prisioneros del gobierno de Aznar", el presidente de la Generalitat se ha referido a la negociación del capítulo de competencias que tiene lugar en el Congreso.

El aeropuerto, todavía en el aire

En este terreno, ha subrayado, "estamos avanzando claramente, y quizás esto sea más importante", porque "el tema del aeropuerto de Barcelona no es menor, ya que se trata de decidir si jugamos fuerte o no en el escenario europeo".

"Tenemos que saber -ha dicho- si nos reconocen como un 'pool' importante en la red aeroportuaria europea o no", y en este punto ha advertido de que "lo que no puede ser es que Aena comparta con La Caixa el tercer aeropuerto de Gran Bretaña, Luton, y en cambio, aquí Aena vaya sola y la Generalitat no pueda entrar. Tendría gracia que los catalanes tuviésemos presencia en aquel aeropuerto y en cambio aquí no", ha apuntado.

Lo que no puede ser es que Aena comparta con La Caixa el tercer aeropuerto de Gran Bretaña, Luton, y en cambio, aquí Aena vaya sola y la Generalitat no pueda entrar

Réplica de Artur Mas

En el turno de réplica, el líder de CiU, Artur Mas, ha opinado que "las Cortes españolas votarán que Cataluña es una nación y, además, lo harán de una forma que un nacionalista debería valorar mucho, que es reconociendo un acto del Parlament de Catalunya, que es el nuestro. (...). Se ha ido hasta aquí por primera vez y no precisamente gracias a usted como presidente de la Generalitat".

El presidente de CiU ha reclamado a Maragall que "haga alguna cosa por el aeropuerto de El Prat, porque le estamos sacando las castañas del fuego los demás".

Sobre la opinión que le merece al presidente catalán el modelo de financiación pactado por él, le ha agradecido que le parezca bien, "pero le pido que ponga orden en su gobierno, -ha precisado- puesto que en este tema está dividido, y le pedimos que por primera vez esté a la altura de los partidos que le apoyan".

Rajoy, por una vez de acuerdo con Maragall

El líder del PP, Mariano Rajoy, dijo ayer en Huelva que Maragall "lo ha dicho muy bien".

Rajoy insistió en que el pacto Zapatero-Mas "es dudoso en algunas cosas porque es ininteligible y en otras, desgraciadamente, es muy claro", y añadió que "desde luego es precipitado porque estas cosas no se pueden resolver de esta manera, rápidamente y en 72 horas".

En cuanto a la decisión del Tribunal Constitucional de no admitir a trámite el recurso del PP contra la tramitación del texto catalán, Rajoy señaló que ha habido siete votos en contra de admitir el recurso y cinco en dirección contraria, por lo que dijo que habrá que "esperar a ver los argumentos de cada uno".

"El Constitucional no ha entrado a considerar el fondo del asunto, no ha dicho si es constitucional, si no lo es, no ha entrado, simplemente no lo ha admitido a trámite", resaltó.

Tras afirmar que respeta las decisiones de los tribunales, insistió en que "no se ha entrado en el fondo del asunto", y consideró que el TC "nunca podrá decir que en España hay dos naciones, no puede haber dos naciones en una nación, porque es absurdo y ridículo".

Resaltó que el Tribunal Constitucional tiene ahora una "magnífica oportunidad para pronunciarse sobre el fondo del asunto y es aceptar lo que el PP ha pedido".

Rajoy explicó que su partido ha solicitado que el TC "diga" si el texto catalán "se ajusta o no a la Constitución" después de que lo aprueben las Cortes y antes del referéndum

Rajoy explicó que su partido ha solicitado que el TC "diga" si el texto catalán "se ajusta o no a la Constitución" después de que lo aprueben las Cortes y antes del referéndum.

"Estamos ante una bomba de relojería" con el texto catalán, advirtió el líder del PP, quien agregó que "vamos hacia la creación de pseudo estados y de un Estado débil que va a tener enormes dificultades para cumplir sus funciones".

Rajoy recalcó que "nunca en los últimos 500 años se había aprobado una norma así"

NOTICIAS RELACIONADAS