El Hospital General de Valencia analiza 1.750 pacientes con cáncer colorrectal para aplicarles una terapia personalizada

El Hospital General de Valencia ha analizado en 1.700 pacientes con cáncer colorrectal metastásico si tenían una mutación del gen KRAS, lo que permite aplicarles una terapia personalizada que aumenta su índice de supervivencia. En España, un total de 14.000 personas se han beneficiado en estos dos años del proyecto determina KRAS, de los 25.000 casos anuales que se registran El director del Hospital general, Sergio Blasco, el jefe de Oncología Médica de este centro, Carlos Camps, el responsable del laboratorio de Biólogo Molecular Manuel mata y el director médico de Merck José Cabrera han ofrecido este jueves una rueda de prensa para presentar los resultados de este proyecto que, liderado por la compañía químico farmacéutica alemana Merck, se desarrolla en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el Hospital General de Valencia, el Hospital Carlos Haya de Málaga, el Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona y la Clínica Universitaria de Navarra.
Proyecto Kras
Proyecto Kras
EUROPA PRESS

El Hospital General de Valencia ha analizado en 1.700 pacientes con cáncer colorrectal metastásico si tenían una mutación del gen KRAS, lo que permite aplicarles una terapia personalizada que aumenta su índice de supervivencia. En España, un total de 14.000 personas se han beneficiado en estos dos años del proyecto determina KRAS, de los 25.000 casos anuales que se registran

El director del Hospital general, Sergio Blasco, el jefe de Oncología Médica de este centro, Carlos Camps, el responsable del laboratorio de Biólogo Molecular Manuel mata y el director médico de Merck José Cabrera han ofrecido este jueves una rueda de prensa para presentar los resultados de este proyecto que, liderado por la compañía químico farmacéutica alemana Merck, se desarrolla en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid, el Hospital General de Valencia, el Hospital Carlos Haya de Málaga, el Hospital Vall d'Hebrón de Barcelona y la Clínica Universitaria de Navarra.

En concentro, en la el Hospital General se han realizado desde julio de 2008 un total de 1.750 análisis de muestra de pacientes de la Comunitat Valenciana, Murcia, y Albacete, lo que supone unos 900 pacientes al año de 30 hospitales y clínicas, 13 de ellas en la Comunitat Valenciana. Además, las muestras se analizan, ha destacado Mata, en cinco días de tope, aunque la media de respuesta de los análisis es de 48 horas, lo que "demuestra la eficacia del sistema".

Al respecto, el director del Hospital General, Sergio Blasco, ha señalado que este es "el primer paso" que ha demostrado la efectividad de este método, por lo que ahora "le toca a las autoridades sanitarias determinar el coste-oportunidad por el ahorro económico que comporta y evitar además efectos secundarios innecesarios a quienes que no se benefician de él. Por ello, compete al Ministerio de Sanidad plantear si entra en la cartera de servicios y a las Comunidades Autónomas aceptarlo". Por su parte, el jefe de Oncología Médica de este centro, Carlos Camps, ha destacado que este proyecto ha demostrado los beneficios de "trabajar en red" de modo que "no es necesario extender los recursos, sino compartirlos".

En total, en la Comunitat Valenciana se han más de 2.500 muestras desde que este proyecto se puso en marcha en julio de 2008 al sumar a las 1.700 determinaciones realizadas por el General de Valencia las muestras analizadas en centros propios con los que Merck colabora. De las 1.700 muestras analizadas en el laboratorio de biología molecular de la Fundación Investigación Hospital General, el 46,4% presentaba alguna mutación del KRAS, mientras que el 53,6% presentaron fenotipo silvestre (el que se da de forma natural, que no han tenido alteraciones en su material genético).

Camps ha explicado que a los pacientes que se ha detectado que sí que tienen alguna mutación del K-Ras, se ha aconsejado que no se le aplique ciertos fármacos antineoplásicos (sustancias que impiden el desarrollo y proliferación de células tumorales malignas) porque "no tiene efecto alguno cuando se da esta mutación". De este modo, al paciente se le evita la enorme cantidad de efectos secundarios que puede producir en estas personas, a las que este tratamiento no es efectivo.

Evitar tratamientos inútiles

"Si el K-RAS ha mutado, ciertos tratamientos van a ser inútiles. En cambio, si el gen no ha mutado, la terapia sí que es efectiva", ha señalado. Por ello, ha recalcado que la selección de los pacientes con cáncer colorrectal metastático según su estatus KRAS es "realmente necesaria para definir qué pacientes se beneficiarán más de un tratamiento u otro".

En concreto, se trata de las terapias dirigidas contra dianas que lo que buscan es el bloqueo de la vía de señalización mediada por EGFR. De este modo, el test para la determinación del gen KRAS supone otro doble ventaja: evita efectos secundarios innecesarios y optimiza los recursos existentes. En suma, ha sintetizado, se trata "de aplicar no sólo el tratamiento, sino la dosis adecuada a la persona adecuada".

Por su parte, Cabrera ha resaltado: "nos sentimos muy orgullosos de la evolución del proyecto, aunque todavía nos queda camino por recorrer, hasta que todos los pacientes diagnosticados con cáncer colorrectal metastásico puedan acceder a la determinaciòn del gen KRAS".

El propósito de esta investigación es facilitar tratamientos individualizados y a la medida de cada paciente. Este "tratamiento a la carta" es posible porque este gen ayuda a predecir el comportamiento biológico del tumor antes de decidir el tratamiento más adecuado para el paciente.

El gen KRAS es muy importante clínicamente, ya que se muta aproximadamente en un 40 por cien de los casos de carcinomas colorrectales y en un 90 por cien de los casos de carcinomas de páncreas. Este tipo de cánceres constituyen la segunda y la cuarta causa de muerte en los países evolucionados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento