Colocan a una valenciana el primer implante de oído invisible

  • María, de 23 años, es la primera paciente de España que recibe ambas prótesis.
  • "Escuchar el mar me dio escalofríos", dice.
María, la joven receptora del dispositivo, muestra una réplica del implante junto al doctor Javier Gisbert.
María, la joven receptora del dispositivo, muestra una réplica del implante junto al doctor Javier Gisbert.
ARCHIVO

María Pérez ya puede oír el sonido de las olas del mar al romper. Esta valenciana de 23 años es la primera paciente de España a la que se le ha implantado una prótesis auditiva invisible en los dos oídos. "Me dio escalofríos, porque es un sonido muy natural", dijo el lunes en la presentación de este sistema pionero.

La operación se ha realizado en el Hospital de la Ribera de Alzira (Valencia). Se trata de un implante que se coloca debajo de la piel mediante una sencilla intervención, pero que permite dar "un salto de calidad" a los pacientes, ya que recuperan una audición casi igual a la fisiológica y evitan la estigmatización que provocan los dispositivos a la vista, explica el doctor Javier Gisbert, que ha dirigido la intervención.

Pero para María la principal ventaja es la "sensación de soltura y libertad" que ha adquirido en su vida diaria. "Cuando salgo a la calle, cualquier ruido me llama la atención. Al principio, oír las máquinas de las obras me molestaba, lo empezaba a sentir diferente. Enseguida noto el timbre del teléfono, la caída del agua en la ducha o los grillos en casa de una amiga", relata.

Con este dispositivo se ha restablecido la función auditiva de sus dos oídos, que resultaron dañados en el momento del parto por un problema de sufrimiento fetal. Así, puede localizar las fuentes sonoras e identificar las vibraciones más precisas y naturales, su intensidad e incluso su dirección.

La implantación de ambas prótesis se realizó en dos fases. En octubre de 2009 se le colocó la del oído izquierdo y, tras un periodo de adaptación, se activó el segundo. Según precisó el doctor Gisbert, el sistema, denominado Carina, se aloja detrás del pabellón auricular, por debajo de la piel, y tiene un tamaño un 25% menor al de las prótesis convencionales.

Un procesador externo

El sistema auditivo implantado a María incluye un procesador externo que permite ampliar la potencia del sonido y conectarse a otros dispositivos como el teléfono móvil. Para ello, cuenta con un mando a distancia.

Cada oído juega un papel diferente

Según el doctor Gisbert, "la información que el cerebro recibe de cada oído es diferente. Por eso, oír con los dos permite obtener una experiencia sonora mucho más plena y cómoda. De ahí la importancia de este novedoso implante bilateral, que además consigue mantener la estimulación de los dos conductos y, por tanto, evitar su deterioro".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento