Consigue una conducción más sostenible (y gasta menos combustible) siguiendo este decálogo de consejos

Una conducción más sostenible reduce el gasto en combustible.
Una conducción más sostenible reduce el gasto en combustible.
TNU

Nuestros hábitos al volante, más allá de influir en la seguridad vial, afectan a aspectos como el gasto de combustible, la mecánica del vehículo o incluso las emisiones y las partículas que se expulsan al aire. Aunque parezca que la única solución a estos fenómenos sea dar el salto a la automoción eléctrica, hay otra respuesta posible: cambiar la actitud a los mandos del coche hacia una conducción sostenible o ecológica. 

La conducción ecológica tiene como objetivo disminuir el consumo de carburante y contribuir a la movilidad sostenible. La Dirección General de Tráfico apunta que una eco-conducción puede suponer un ahorro en carburante del 10 al 25% y reduce las emisiones de CO2 en un 15%. Además mejora el confort y la seguridad en la conducción: la tranquilidad al volante y la anticipación disminuyen el riesgo y la gravedad de los accidentes.

Para dar el salto hacia una conducción sostenible, desde Tratamiento de Neumáticos Reciclados (un sistema que agrupa a varias empresas del sector) ofrecen un decálogo de consejos para cambiar la manera de circular y contribuir a una mejora de la seguridad vial y del medioambiente: 

  1. Conduce de forma tranquila, circula sin frenazos ni acelerones y adecúa tu velocidad a los límites señalizados o al tráfico existente.
  2. Revisa mensualmente la presión de los neumáticos: una presión incorrecta en los neumáticos, además de peligrosa, aumenta el consumo de combustible hasta en un 10% y acorta su vida útil.
  3. El correcto equilibrado de los neumáticos y de su dirección mejora la seguridad en la conducción y prolonga su vida útil.
  4. Mantén y vigila el buen estado de las válvulas y los tapones del neumático, son los encargados de conservar su estanqueidad y presión correcta.
  5. Circula con marchas más largas y a bajas revoluciones para un menor consumo de combustible. Recuerda que la primera funciona como trámite entre el vehículo parado y en movimiento, por lo que, utilízala lo menos posible.
  6. En ciudad es recomendable llevar las ventanillas abiertas si se quiere refrescar el habitáculo pero en carretera es mejor llevarlas cerradas y con el aire acondicionado puesto. La resistencia al aire será menor y usaremos menos combustible.
  7. En zonas de asfaltado deteriorado, conduce a una velocidad moderada, así previenes golpes y daños de los neumáticos.
  8. Sobrecargar el vehículo produce un deterioro mayor de los neumáticos y aumenta el consumo de combustible. Vigila la carga del maletero.
  9. Evita golpear los neumáticos contra bordillos, pivotes, piedras, baches, objetos puntiagudos...
  10. Intercambiando los neumáticos entre los 10.000 o 15.000 km aumentas su vida útil, incrementas tu seguridad y contaminas menos.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento