No revisar las ruedas cada dos semanas y otros malos hábitos de los conductores

En invierno las temperaturas bajan considerablemente y hay que estar preparado para cualquier situación que se pueda dar en la carretera.
En invierno hay que ser muy previsor si se va a hacer un viaje largo por carretera.
Pixabay

Aunque haber renovado una vez el carné de conducir es buena prueba de que se tiene experiencia al volante, esto no significa que, necesariamente, seamos buenos conductores. De hecho, los más experimentados, a veces, son los que más tienen a descuidar aspectos importantes del coche que pueden darnos más de un disgusto. Y no revisar las ruedas al menos una vez cada quince días cuando bajan las temperaturas es una de las malas costumbres más extendidas y, también, más peligrosas.

Así lo aseguran desde General Tire, desde donde han recordado que, en invierno, además de controlar que la presión es la adecuada, conviene, reemplazar las gomas si es necesario o revisar si los neumáticos si tienen un desgaste irregular. Lo han hecho a través de un comunicado en el que han destacado la necesidad de unas ruedas en buen estado para evitar accidentes de tráfico en las carreteras durante estos meses.

Además, han insistido en la peligrosidad de no revisar las ruedas adecuadamente cada vez que se vaya a hacer un viaje largo o cada dos semanas, ya que el conductor puede pasar por alto, por ejemplo, unos neumáticos insuficientemente hinchados que acarreen, entre otros, consecuencias para el manejo del coche y el desgaste excesivo de las gomas, perdiendo seguridad y, también, dinero.

Otros malos hábitos

- No llevar todos los imprescindibles. Aunque a muchos les pueda parecer una tontería, es importante llevar una serie de objetos –desde ropa de invierno hasta el neumático de repuesto– que pueden ser de gran utilidad en caso de avería, accidente o atascos.

- Quitar el hielo con sal o agua caliente. Seguir cualquiera de estos trucos pueden poner en riesgo el estado de nuestro parabrisas, rayándolo o, directamente, rompiéndolo por culpa de un cambio brusco de temperatura.

- No limpiarlo con asiduidad. La humedad de la nieve y el hielo genera y amplifica un proceso de oxidación que puede acabar carcomiendo toda la chapa del vehículo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento