¿Qué son las viñetas de peaje? El sistema que se podría acabar implementando en España

Viñeta de peaje austríaca.
Viñeta de peaje austríaca.
Wikipedia

La sombra de la implantación de un sistema de peajes sobre las autovías españolas sigue todavía presente, aunque las últimas declaraciones del ministro de Transporte, José Luis Ábalos, apuntaban a que la idea no saldría adelante si no contaba con el apoyo de todos los grupos parlamentarios. La propuesta, parte del Plan de Recuperación presentado para solicitar 140.000 millones de euros del Fondo de Recuperación Europeo, está por lo tanto todavía en el aire y apenas se ha concretado una ejecución específica de la misma. 

Pero en el caso de que al final esta propuesta llegara a buen puerto, ¿cómo se implementaría? ¿Se seguirían utilizando los peajes o se buscaría otro sistema? Volviendo la vista a Europa y a los países que ya cobran por el uso de las carreteras de alta capacidad, una de las modalidades de pago por uso de las autovías es la viñeta de peaje. 

Este método consiste en la adquisición, por parte de cada conductor, de una pegatina viñeta al estilo de las de la ITV o de los distintivos medioambientales de la DGT. Estas viñetas autorizan a los vehículos de menos de 3.500 kilos, incluyendo autocaravanas, a circular por las vías de alta capacidad. 

El pago se realiza en función del periodo de tiempo que se vaya a utilizar, aunque depende de la regulación de cada país. Por ejemplo, en Austria, los coches y autocaravanas pagan 9,5 euros por diez días de autovía ilimitada, 27,8 euros por dos meses y el coste de un año asciende a los 92,5 euros. El precio que pagan las motocicletas es sensiblemente menor, ya que la viñeta anual cuesta un tercio que la de los turismos. Una de las ventajas de las viñetas es que, con un único pago, cada conductor puede desentenderse del coste de las vías de alta capacidad y además puede ajustarlo a su uso, escogiendo una duración u otra según la regularidad de su circulación en autovía.

Otra ventaja (o desventaja, según se mire) del sistema de viñetas es que no hay métodos de control como peajes o barreras: se paga la etiqueta, se coloca en el coche y con lucirla es suficiente. Entonces, ¿hecha la ley, hecha la trampa? No del todo. Obviamente es un sistema que se basa en la confianza y la responsabilidad de los ciudadanos, pero también se estipulan elevadas multas en el caso de no comprar la correspondiente viñeta para disuadir a aquellos que quieran evitar el pagar. 

En algunos países, igualmente, está empezando a ser habitual el uso de la viñeta digital, para la que es necesario registrar la matrícula del vehículo online, lo que facilita la comprobación del pago de peajes. Los estados con uso del peaje por viñeta son Austria, República Checa, Hungría, Bulgaria, Eslovenia, Eslovaquia y también Suiza y es habitual comprarlas en gasolineras, estancos y asociaciones o entidades relacionadas con el tráfico, además de online en los países que tengan esa opción.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento