Qué es un inyector-bomba: estas son las averías que puede provocar en el coche

Detalle de un inyector-bomba.
Detalle de un inyector-bomba.
Wikicommons

Un coche está formado por decenas de piezas con una función determinada cada una y todas ellas tienen que funcionar a la perfección para que todo el conjunto vaya como la seda. Algunos elementos son conocidos y se tiene en cuenta su mantenimiento, pero otros no lo son tanto. 

Un inyector-bomba es un sistema que comenzó a implementarse en los vehículos a partir de 1998 y que mejora el rendimiento del motor. Consigue aumentar la presión hasta los 2050 bar sobre la inyección del combustible, mejorando las cifras de consumo y disminuyendo los niveles de CO2. Los modelos en los que es más habitual encontrar esta pieza son los turismos y vehículos comerciales le industriales ligeros de hasta 30Kw/cilindro, aunque también algunos pesados hasta 80Kw/cilindro lo incorporan. 

Pero no todo iban a ser ventajas en lo que se refiere a esta pieza, ya que también puede provocar averías en el coche. Las más habituales, tal y como las enumera Ro-Des, son las siguientes: 

  • El motor no llega a arrancar y expulsa humo. Si el humo es negro, puede ser que los inyectores o toberas estén defectuosos o que la propia bomba inyectora no esté bien calibrada. Si es blanco, podrá ser que los pre-calentadores sean defectuosos o que el cableado de la bomba esté deteriorado.
  • Si el motor no arranca por debajo de 0 grados y no expulsa humo. Habrá que revisar que la electroválvula se encuentre en buen estado, que no haya defectos en la alimentación de combustible de la bomba, que la compresión del motor no sea insuficiente o que los pre-calentadores no estén quemados.
  • El motor arranca pero luego se para. Si se notan parones en el encendido del motor, podrá ser debido a que el filtro de aire o de combustible estén obstruidos o también a que existan partículas de aire en el circuito.
  • El motor no tiene potencia suficienteQuizás sea necesario recalibrar los inyectores, las toberas o la propia bomba inyectora.
  • Excesivo consumo de combustible y exceso de humos. Si estos problemas corresponden a fallos en el sistema de inyección, la causa puede ser un mal reglaje de las válvulas, defectos en los inyectores o toberas o una bomba inyectora mal calibrada. También es posible que el escape esté parcialmente obstruido o que la temperatura de funcionamiento sea baja.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento