Diez consejos para ahorrar gasolina antes, durante (y después) de un viaje

Un surtidor de gasolina
Un surtidor de gasolina.
FOMENT DEL TREBALL

El combustible es uno de los mayores gastos a los que debe hacer frente un conductor (sin contar el desembolso, por supuesto, de la póliza del seguro o el pago de alguna reparación importante). Es recomendable que aquellos que utilizan el coche de manera regular, aunque también los que aprovechan los fines de semana para salir de escapada, tengan en mente una serie de consejos y de costumbres al volante que les ayuden a ahorrar de manera acumulativa. 

Cambiar nuestro modo de conducir no producirá un ahorro sustancial en poco tiempo, pero a lo largo del año nos daremos cuenta de que el gato en combustible se ha recortado. Desde el RACE han elaborado un decálogo de consejos para aplicar antes, durante y después de coger el coche y que nos ayudarán a reducir el consumo de combustible.

Antes de coger el coche

  • Planificar el viaje. Alargar el trayecto 10 minutos puede aumentar el consumo en un 14%. Además, se pueden localizar las estaciones de servicio más baratas en ruta
  • ​Comprobar la presión de los neumáticos. Si los neumáticos no están en buen estado, pueden aumentar el consumo. Si el coche va muy cargado, habrá que aumentar la presión de las ruedas. 
  • Vaciar el coche. Quitar lo que no es necesario llevar y repartir la carga mejorará el consumo. 

Durante el trayecto

  • Arrancar. Sin pisar el acelerador, esperar a que el coche se caliente en los motores diésel... Iniciar la marcha lentamente puede ayudar a ahorrar un 11% de combustible.
  • ​Velocidad uniforme. Conducir sin acelerones y con las marchas puestas, ya que al ralentí el coche consume entre 0,5 y 0,7 litros por hora. 
  • ​No dejar el motor inactivo. Si las paradas son largas, mejor apagar el motor
  • ​¿Aire acondicionado? Hay que usarlo cuando sea necesario, pero el aire acondicionado gasta combustible. Sin embargo, en autopista, hay que evitar llevar las ventanillas abiertas ya que la resistencia disparará el consumo. 
  • Freno motor. Se puede reducir el consumo hasta en un 2%. 
  • ​Pocas revoluciones. Evitar las marchas largas y llevar el motor poco revolucionado hará que el consumo sea óptimo. 
  • Aprovechar las bajadas. Hay que aprovechar la inercia para cambiar las marchas.

¿Y después?

Más allá de seguir este decálogo de consejos, una vez que acabamos el viaje y toca repostar... ¿Cómo podemos ahorrar? La mejor manera es localizar las estaciones de servicio más baratas a nuestro alrededor haciendo uso de diversas app o páginas web que se encargan de rastrear los mejores precios. Hacer uso, igualmente, de tarjetas de fidelización o de descuentos nos permitirá no solo ahorrarnos unos céntimos, sino disfrutar de otra serie de ventajas para ciertos servicios añadidos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento