Un grupo de pescadores de la bahía de San Francisco, en California (EE UU), se llevó una enorme sorpresa al descubrir que lo que había picado su anzuelo era un gran tiburón blanco.

El suceso fue transmitido en Facebook por Joey Gamez, el capitán de la embarcación, que asegura a CBS San Francisco que la resistencia del depredador "arrastró el bote cerca de dos millas (algo más de tres kilómetros)".

"La fuerza era casi como estar enganchado a un Volkswagen que rodara a 100 pies (30 metros) de profundidad, solo quedaba tratar de aferrarse a la caña de pescar y al carrete", afirma.

Una fuerza que se puede apreciar en las imágenes del vídeo grabado. En ellas, se ve a los pescadores luchando por atrapar a la presa, incluso por turnos.

Lo que no se esperaban, al menos de primeras, es que se trataba de un tiburón blanco. "¡Eso es un gran blanco!", "¡tenemos un gran blanco!", se oye en la grabación cuando el animal sale a la superficie.

Al darse cuenta de lo que habían atrapado, los pescadores cortaron la cuerda y liberaron al pez que, según afirma Gamez, medía entre 1,9 y 2,4 metros.