La perrita Sheila
Imagen de la perrita Sheila. MinutoUno

Sheila, una perra mestiza cruzada con Golden Retriever, lleva más de un año en las puertas de la comisaría en la que está detenido su dueño en Argentina, que cumplirá una condena de tres años y medio por cometer un robo a principios de 2018, según informa el diario La Capital.

El animal se ha convertido en una más, y los trabajadores de la comisaría se han encargado de alimentarla y cuidarla durante este tiempo. "Sabemos que es de este muchacho porque la hemos visto siguiéndolo antes de su detención. Lo cierto es que el día en que hicimos el procedimiento y lo trajimos a la dependencia, al rato Sheila se presentó y ya nunca se fue. Creemos que debe haber seguido al coche patrulla", aseguraba uno de los policías.

La perrita ha conseguido entrar en el corazón de todos y "desde el primer minuto Sheila, que tiene 4 o 5 años, se plantó afuera del edificio. Enseguida se ganó el cariño de todos y hoy forma parte de la familia de la dependencia, tan integrada está que cuando el personal sale a recorrer las calles a pie ella los sigue", contaba el mismo oficial.

Además, Sheila "tiene libre acceso a la comisaría, entra, sale, se va y vuelve. Duerme siempre adentro, a veces en la zona de calabozos y está siempre en contacto con su dueño".

Le han cogido tanto cariño que cuando Sheila fue atacada por otro perro y herida de gravedad, el personal de la comisaría la llevó al veterinario, cubriendo todos sus gastos médicos.

"Supongo que cuando su dueño se vaya en libertad se ira con él, si eso ocurre seguro que la vamos a extrañar", afirman entristecidos desde la prisión.