El ser humano tiende al conformismo, pero hoy solo gana el que arriesga. En el sexo, además de arriesgar, también se debe innovar, embellecer, cuidar las relaciones para no caer en esos errores que en la cama matan el deseo sexual. Se estima que esto afecta sobre todo a mujeres que tienen relaciones estables y duraderas; pero los hombres, cuya pérdida de deseo con respecto a la pareja es menor, también lo sufren.

La monotonía se materializa en una falta de interés con la pareja. Es más que evidente que hay personas que sin darse cuenta, son verdugos del deseo sexual. ¿Qué errores se cometen en la cama y hacen que muera el deseo y, por tanto, la relación en pareja?

Preliminares, ¿qué es eso?

Con el tiempo hay quienes pasan de los juegos preliminares olvidando la importancia que tienen dentro de la relación sexual (sexo sin dolor, facilidad de llegada al orgasmo, lubricación...). Muchos expertos aseguran que las caricias son incluso más importantes que el acto en sí. El sexo sin preliminares, por tanto, está condenado al fracaso.

Orgasmos egoístas

Ocurre cuando tu pareja llega al orgasmo y da por finalizada la relación sexual aún cuando la otra persona no está satisfecha. Uno de los errores más comunes es el de olvidar que la pareja también quiere y busca placer (y no solo lo da).

Sangre de horchata

Otro error en muchas parejas radica en mirar al techo mientras la otra persona hace el resto, como si se tratara de una muñeca de plástico. Hay quienes se dejan hacer y, de pasivos, carecen de pasión.

Hablar de sexo las 24 horas

Por horarios, monotonía, cansancio o estrés una de las partes deja el sexo en un segundo plano. En este punto, la otra parte no ve satisfecha su apetencia sexual. Tampoco es recomendable el caso opuesto, ya que se puede crear un efecto rechazo si dos de cada tres palabras tienen relación con la cama.

El pesimismo

Para hacer el amor no se puede ser pesimista. Suele jugar malas pasadas y el resultado puede ser el gatillazo en ellos o la pérdida de concentración en ellas. La inseguridad también es un mal aliado y uno de los errores más comunes que hacen que la relación sexual salga mal.

Ignorar la apariencia

¡Uno de los peores errores que se pueden cometer! Imagina que tu pareja se ha depilado los genitales y pasas olímpicamente del tema... O la chica que se ha comprado un conjunto sexy de lencería que ha durado 30 segundos en ella. Estar atentos a las señales es un seguro en el terreno sexual.

Gritar en la cama

No suele ser agradable dar con alguien que narra el acto sexual y lo complementa con gritos, insultos y frases carentes de sentido común. Lo poco gusta y lo mucho cansa, y más si está sobreactuado.

Comparar situaciones

El último gran error en la cama es la comparación con los 'ex'. Lo que se consigue, en muchas ocasiones, es tirar piedras contra el propio tejado. Cabe recordar que si es 'ex' será por algo y que lo mejor es centrarse en lo que se tiene delante.