Si pensábamos que ya lo habíamos visto todo en lo referente a prácticas sexuales es que no conocíamos el término 'Barebacking'. Este anglicismo, que surge dentro de la comunidad homosexual, hace referencia a tener sexo sin protección, algo que en nuestros días es una completa locura. Sin embargo, lo que para la mayoría de nosotros desafía las leyes de lo coherente y saludable, para otros se convierte en una práctica sexual donde lo excitante es poder contagiarte o no con el virus del Sida.

Sexo 'a pelo'

Digamos que es como una especie de ruleta rusa donde en vez de bala encontramos virus. En la primera, al menos, hay dinero en juego. Puedes ganar o perder todo; sin embargo, ningún dinero del mundo compra nuestra salud o calidad de vida.

En este tipo de reuniones suicidas encontramos personas que simplemente lo que desean es tener sexo a pelo, sin necesidad de tener que estar infectados por el virus del VIH, pero con posibilidades de poder contraerlo (siempre que hacemos sexo sin protección hay posibilidades de infección). Estas reuniones serían las llamadas 'Raw sex' o sexo a pelo.

Todos positivos, todos infectados

Otros grupos, sin embargo, están infectados todos con el virus de inmunodeficiencia humana. Son los catalogados como 'All positive barebackingparties'. Entre ambas prácticas, exísten los que les excita infectarse con el virus o 'Bug chasers' y los que desean infectar, 'Gift givers' o portadores de regalos. En estos dos últimos casos el acto sexual de contagio adquiere el nombre de 'Fuck of Death' o polvo de la muerte.

Locura sexual en la red

Desde mi punto de vista hay que estar muy loco para cometer semejante acto, considerado incluso una parafilia. Internet se ha convertido en un instrumento donde, más que ayudar a concienciar el uso del preservativo para combatir epidemias como el Sida, ofrece páginas donde la práctica del sexo a pelo está más que extendida. Nosotros, que somos más listos que todo esto, deberíamos concienciar a la sociedad sobre el correcto uso del condón y los peligros que entraña el sexo sin protección y más aún con la presencia del VIH.