Las imágenes de la anciana de 74 años que tuvo que ser rescatada en la Reserva Phoenix Mountain de Arizona, tras caerse durante una caminata ya han dado la vuelta al mundo.

Millones de personas han visto girar a toda velocidad y de forma muy agresiva a la mujer, dentro de la camilla que se llevaba el helicóptero de rescate. Tanta ha sido la preocupación provocada por el vídeo que el Departamento de Bomberos de Phoenix ha dado más detalles de lo ocurrido durante la operación.

"¿Está la mujer bien?", "¿Por qué no hay más cuerdas para estabilizar la camilla?", "¿Por qué está girando tan rápido?", han sido algunas de las preguntas más frecuentas que los usuarios han dejado por escrito en las diferentes redes sociales en las que se han viralizado las imágenes.

El Capitán de Bomberos de Phoenix, Bobby Dubnow, ha respondido a estas cuestiones en una rueda de prensa, asegurando que habló con la mujer: "Pude verle la cara, asegurarme de que tenía los ojos abiertos y le dije que todo iba a estar bien". Nada más llegar a tierra firme, dieron a la mujer medicamentos para el mareo y las náuseas, aunque no parecía sufrir ningún efectos por el giro.

"En este caso, las tripulaciones decidieron que el helicóptero sería la mejor opción. basándose en la edad de la paciente, su lesión, el calor del día, el terreno, la cantidad de trabajo y el tiempo que llevaría utilizar otros medios", añadió en declaraciones recogidas por Gizmodo.

El jefe de pilotos del Departamento de Policía de Phoenix, Paul Apolinar, explicó en la rueda de prensa que cuando la camilla se elevó del suelo, comenzó a interactuar con el "giro del rotor" y las turbulencias causadas por las alas del transporte.

El gancho que sujeta la camilla al cable está diseñado para girar, así que lo hizo. Sin embargo, normalmente hay una cuerda adicional que evita que eso ocurra, el problema fue que los fuertes vientos "la rompieron".