Krasnoyarsk ha sido la ciudad rusa elegida para acoger uno de los campeonatos más peculiares del mundo. Se trata del concurso de bofetadas, que este año ha formado parte del festival deportivo Siberian Power Show, que ha otorgado 30.000 rublos (poco más de 400 euros) al ganador del certamen.

El vencedor ha sido Vasili Kamotski, de 168 kilos de peso, que ha aguantado en pie cada bofetada que sus contrincantes le han atizado, tal y como informa Actualidad RT.



Durante el campeonato, han sido varios los aspirantes a convertirse en el mejor abofeteador del mundo, pero finalmente solo ha quedado uno en pie, literalmente, ya que algunos de los concursantes cayeron derrotados al suelo tras los duros golpes.