Parece que hoy en día eres heterosexual, lesbiana o gay. Los bisexuales son considerados para muchos como viciosos, por lo que hablar de pansexuales se les escaparía de las manos. A mí, el hecho de poner etiquetas me parece absurdo.

Si eres carnívoro, te encanta comerte un buen chuletón de ternera pero, sin embargo, hay días donde una merluza cocida le sienta genial a tu  estómago. Esto mismo ocurre con el sexo y las relaciones de pareja.

¿Bisexual o pansexual?

Los pansexuales se enamoran de la persona y no del género de la misma. Hay una diferencia con respecto a los bisexuales que es bastante clara basada en el atractivo físico, pues la tendencia de un bisexual puede ser ante un hombre o una mujer, pero la del pansexual también engloba la transexualidad o intersexualidad. La máxima no radica en tener una relación sexual sino emocional.

Atracción o amor

Cuando me planteo mi sexualidad lo tengo totalmente claro. Me gustan los hombres y, por tanto, soy heterosexual. No me imagino bajando al pilón de una chica, cosa que, por otro lado, respeto. Sí es cierto que debemos tener mucha precaución, pues hay momentos donde conocemos a personas de nuestro mismo sexo por las que nos sentimos atraídas; bien por pasarlo genial, ser nuestros confidentes o, simplemente, sentirnos bien a su lado.

Cuando llega la hora de dar el paso y mostrar nuestros sentimientos debemos tener las cosas muy claras. No sólo por nosotros mismos, también por la forma en la que podemos cambiar la vida de la otra persona. Creo que sí nos podemos enamorar de las personas, pero ¿estaríamos dispuestos a ir más allá de la relación de compromiso, amistad y pasar al sexo? Desde mi punto de vista es algo que debemos tener muy claro pues, como siempre digo, el sexo es una parte muy importante de la pareja y, cuando falla, se deben tomar medidas para pillar a tiempo las riendas de la relación. Seas hetero, homo, bisex o pansexual.