Un estudio realizado por la Universidad Estatal de Nueva York corrobora que las mujeres que practican felaciones a sus parejas son mucho más felices. La muestra fue tomada a unas 300 féminas aproximadamente. Tras realizar una masturbación oral su estado psíquico cambió mostrándose mucho más optimistas ante la vida. No digo que esto no sea verdad pero me hace especialmente gracia que determinados estudios no vengan más que a apoyar tesis que ya están más que probadas. ¡Gracias! Pero hace tiempo que sabemos que el sexo es la piedra filosofal de la felicidad.

Llámese felación, cunnilingus, postura del perrito o misionero. El sexo aporta energía a quien lo práctica. Las señales enviadas al cerebro y su posterior liberación de hormonas afecta de igual manera a hombres y mujeres siendo el orgasmo uno de los mayores placeres a los que se somete el ser humano. 

El sexo es por tanto uno de los antidepresivos más efectivos del mundo, ayuda a liberar tensiones y desestresa de los problemas del día a día. Volvamos con este estudio. La investigación no solo "consiguió demostrar" que las mujeres que practican sexo oral renacían como el ave Fénix, también que mejoraba su actitud mental y les ayudaba a conciliar el sueño

Entonces... ¿Qué diferencia podemos extraer de este estudio con todos los que demuestran el poder sanador físico y mental del sexo en los seres humanos? La clave radica en el semen. Según este ensayo, el semen posee antidepresivos naturales como la serotonina, capaces de trasmitir sensación de calma y bienestar y por otra parte cortisol, una hormona que activa la energía de las personas. Además, la mayoría de las féminas, al acabar el ensayo, se vieron potencialmente más atractivas.

Aún así, algo cojea en este estudio... ¡Se olvidaron examinar los resultados en la otra parte de la muestra!. Los hombres que se presentaron voluntarios y que seguro que no lo hicieron obligados, quedaron relegados a un segundo plano sin que nadie tuviera en cuenta cómo había afectado en ellos esta investigación "tan enrevesada". Debe ser que en este caso la ciencia lo tiene bastante claro, ellos lo disfrutan de lo lindo ya que tan sólo entre el 1% y el 3% de los varones se muestran disconformes con la práctica de la felación. 

Tampoco tuvieron en cuenta la realización de este ensayo en parejas homosexuales o con hombres heteros a los que les gusta hacer las llamadas "bolitas de nieve". Ya sabéis, dar un morreo a la pareja después de eyacular en su boca.  Debe ser que cuando dicen que las mujeres deben tragar con todo también se refiere a este tipo de estudios. ¿Les preguntaron a ellas si realmente les era gratificante, gustoso o les apetecía que ellos acabaran el orgasmo más allá de los labios? Está claro que el tema del siguiente estudio pasa por ampliar la muestra de la investigación sin quedarnos en algo tan obvio como que el sexo, oral o no, nos da la felicidad.