Lo que podría haber sido un accidente grave, se ha salvado gracias a la increíble habilidad de un conductor de retomar su posición en cuestión de segundos.

Todo sucedió en la autopista interestatal 95 en Florida del Sur, cuando un Saturn plateado se acercó peligrosamente a otro vehículo y el susto le hizo perder su control.

El resultado fue una tremenda maniobra en la que el coche giró hasta quedarse completamente al revés y finalmente consiguió que todos salgan ilesos de lo que iba a ser un choque con dos vehículos más.