El gato Larry
Larry, el gato de Downing Street (Londres). GTRES

Con todas las miradas puestas en Reino Unido por la tensión generada por el Brexit, los periodistas que ha ido a cubrir la noticia al número 10 de Dowing Street, donde se encuentra la oficina de la Primera Pinistra británica, Theresa May, han podido captar algo insólito.

El gato Larry, desde 2011 nombrado funcionario del gobierno británico como el cazador de ratones oficial de Downing Street se había quedado fuera de su casa y tuvo que esperar a que un guardia británico le abriera la puerta del número 10.

El gato reside en la oficina desde el mandato de Cameron y ahora hace compañía a May. Este felino ha protagonizado las imágenes del día, captadas por diferentes medios de comunicación.

Al parecer, alguien dejó la puerta cerrada, lo que impidió que Larry pudiera volver a entrar tras terminarn lo que estuviera haciendo, fuera del edificio. Colocado en frente de la puerta, en las imágenes se aprecia como el gato maulla para avisar al guardia que se acerca para abrirle la puerta.

La periodista Rachel Cunliffe comentó en Twitter: "¡Gato Brexit! Pensó que quería estar fuera, pero decidió que tenía muchas ganas de estar dentro".

En la web oficial de Downing Street se describe el papel del gato en el edificio como "saludar a los invitados en la puerta", "inspeccionar las defensas de seguridad" y "probar los muebles antiguos para determinar la calidad de la siesta". Larry también es responsable de "encontrar una solución a la ocupación de ratones de la casa".