Bebé
Imagen de archivo de un bebé comiéndose una galleta. GTRES

Un juez del estado de Goiás (Brasil) ha condenado a dos hermanos gemelos a pagar la pensión alimenticia de una niña a la que ninguno de los dos quiere reconocer. Uno de los hombres se realizó la prueba de ADN que dio positivo, pero se negó a reconocer al bebé, asegurando que era su hermano el padre.

El problema es que al ser gemelos monocigóticos (de un solo óvulo fecundado) el ADN es idéntico. "Uno de los dos hermanos, de mala fe, trata de ocultar su paternidad", alega el juez en su sentencia.

En su comunicado, el tribunal explica que, desde que eran adolescentes, los gemelos, que ahora tienen 31 años, "se aprovechaban de su apariencia idéntica para ocultar sus infidelidades".

La madre de la niña mantuvo una breve relación con uno de ellos, pero es incapaz de saber con cuál. Así que la condena les obliga a pasarle (cada uno) una pensión equivalente al 30% del salario mínimo (unos 262 dolares).

"La justicia debe reprimir estos comportamientos deshonestos que socavan el derecho de reconocimiento de la paternidad, un derecho constitucional inalienable", agregó el magistrado.