Algunas féminas tienen la capacidad de eyacular cuando llegan al orgasmo. Muchos confunden estos dos términos. Eyaculación y orgasmo no son la misma cosa. Voy a comenzar explicando y diferenciando cada uno de estos términos.

Llegar al orgasmo no implica eyacular, ni en hombres ni en mujeres. El orgasmo es la obtención de un placer intenso a través de la estimulación de los órganos sexuales o la excitación por medio de imágenes, caricias... Eyacular, según la Real Academia de la Lengua, es 'lanzar con rapidez y fuerza el contenido de un órgano, cavidad o depósito, en particular el semen del hombre o de los animales'. Como vemos, designa la particularidad del hombre para poder realizarlo, pero no por ello se debe excluir a las mujeres.

Unas sí, otras no

La razón por la cual unas féminas son capaces de eyacular tiene que ver con las glándulas de Skene, las uretrales y parauretrales. De una mujer a otra varían el tamaño. Aquellas cuyas dimensiones sean mayores serán más propensas a tener una eyaculación. Otros factores como el nivel de excitación propician este fenómeno.

¿Expulsan semen las mujeres?

Rotundamente no. Sólo los machos tienen la posibilidad de generar espermatozoides y por tanto semen. Si las mujeres fuéramos capaces de hacerlo seríamos como los caracoles, hermafroditas. En realidad, la composición del líquido es muy parecida a la que los hombres generan en la próstata, pero como he dicho sin los espermatozoides. 

Tampoco es la lubricación generada en las paredes de la vagina por la cual las relaciones sexuales son menos dolorosas y más placenteras. Un dato a tener en cuenta es que la eyaculación femenina no se produce a través de la vagina. El líquido se expulsa por el mismo lugar que la orina, la uretra. Debemos tener en cuenta por un lado que en el momento del orgasmo podemos llegar a confundir esa eyaculación con la propia orina y por otro que para conseguir este fenómeno no debemos manipular la uretra, pues es una zona del cuerpo fácilmente irritable y propensa a contraer infecciones.

¿Cómo podemos conseguirlo?

La verdad es que no depende mucho ni de nosotros ni de nuestras parejas. Es algo anatómico y dependiente del tamaño de las glándulas de Skene. Sí es cierto que una buena estimulación del clítoris con las manos (bien lavadas) o vaginales (utilizando juguetes) ayudarán a que se produzca la eyaculación.  

¿Tabú o novedad?

La verdad es que durante años las mujeres que conseguían eyacular lo guardaban para sus parejas. El pudor además que sentían ante tal fenómeno afectaba a la hora de mantener relaciones sexuales. Ahora parece que no nos conformamos con el orgasmo (desconocido aún para muchas) y queremos tener eyaculaciones. 

Pienso que debemos ir pasito por pasito y no agobiarnos si no tenemos una cosa o la otra. El sexo no se piensa ni se planea. El sexo se hace y se fantasea. La práctica, como en cualquier deporte, es la base de unos resultados satisfactorios. Mi consejo: practicar mucho para sacar de dentro lo mejor que tenemos… ¡si nuestras glándulas lo permiten claro!