El ser humano es curioso. Nos encanta fisgar, conocer los secretos íntimos de la gente y, sobre todo, desnudar con el cerebro lo que nos gusta con la mirada. Sin embargo, existe la tendencia o la mala costumbre de decir que nos resulta más erótica la insinuación que ver un cuerpo desnudo.

En la historia del cine hay dos momentos grabados en la retina de muchos hombres: el cruce de piernas de Sharon Stone en 'Instinto básico' o el baile en la sombra que se marca Kim Basinguer en 'Nueve semanas y media'.  En ambos casos, estas actrices no enseñaban nada pero daban poder a la mente para ver más allá. ¿Por qué sin embargo para calentarnos recurrimos a la pornografía en vez de al erotismo? 

Mujeres y erotismo

Como mujer heterosexual, ver el cuerpo de un hombre (si ha pasado por gimnasio, mejor) con un slip o un pantalón me resulta mucho más agradable que ver un pene en vivo y en directo. Es más, en el caso de observar un cuerpo desnudo, el cuerpo de la mujer me resulta más atractivo. Creo que a la mayor parte de las chicas nos ocurre lo mismo. ¿Somos, por tanto, la parte erótica del sexo?

Hombres y pornografía

Los hombres necesitan determinados estímulos para conseguir una erección. Van desde caricias hasta la contemplación del sexo de la mujer, o ver sus pechos, sus nalgas…

Pongamos un ejemplo: las chicas solemos comprarnos modelitos de lencería para gustar a los varones pero, ¿cuándo tiempo duran puestos una vez metido en faena? En algunos casos y si llevas tiempo saliendo con tu pareja, pasas directamente del corsé y el tutú y lo único que buscas es la forma de desabrochar tal tortuosa prenda para poder ver qué se encuentra debajo. ¿Son ellos más pornográficos que las mujeres?

Como en todo, no se puede generalizar. Habrá hombres que les encante hacer el amor sin quitar el tanga de su chica y mujeres que lo primero que hagan sea bajar un calzoncillo con la boca para seguir usándola con lo que encuentra debajo. Lo que sí es cierto es que al final todos acabamos como dios nos trajo al mundo, desnudos y pornográficos