La ciudad de Westbrook (Maine, Estados Unidos) amaneció el pasado lunes con un sorprendente disco de hielo formado en el río Presumpscot que ha asombrado a los habitantes que han salido a dar un paseo matutino.

El disco tiene un tamaño de 91 metro de diámetro y su forma ha sido comparada con la Luna, la Tierra vista desde el espacio y hasta con una nave espacial.

Este fenómeno natural es raro de ver. Se forma en la curvatura de los ríos, en las zonas donde el agua corre con más rapidez y crea una fuerza que destruye los bordes del bloque a medida que el hielo gira.

El gobierno de la ciudad ha publicado un vídeo que muestra el disco desde el aire y tanto las imágenes como las fotografías se han vuelto virales en redes sociales, sorprendiendo a miles de personas de todo el mundo.

El fenómeno lo descubrió Rob Mitchell, dueño de un edificio de oficinas cercano al río. Vio el enorme disco y avisó al Ayuntamiento de Westbrook.