Mr. Stubbs fue encontrado en 2013 en Phoenix en un camión con animales exóticos en cautiverio, según informa El Universal.

Rápidamente fue trasladado a la Sociedad Herpetológica, donde crearon una prótesis con yeso entre otros materiales para completar lo que faltaba de la cola.

Pero el resultado no fue el esperado ya que no permitía al animal moverse ni tener flexibilidad alguna.

Ahora gracias a un grupo de doctores e investigadores han conseguido en equipo construir una cola del tamaño perfecto para el reptil.

"El animal no podía moverse y los demás llegaban a la comida antes que él", asegura Dr. Justin Georgi, profesor de la Universidad de Midwestern en Arizona.

"Le costará un tiempo acostumbrarse a la prótesis pero con el tiempo el animal podrá volver a la normalidad", confirma el experto mencionado anteriormente.