Little Seven es una youtuber china que se caracteriza por grabar vídeos con criaturas marinas vivas, que se acaba comiendo. En su último vídeo, subido a la plataforma Kuaishou, lo intenta con un pulpo... pero sale mal.

El cefalópodo se adhiere con las ventosas de sus tentáculos al rostro de Little Seven, que intenta desembarazarse del animal. Los intentos no hacen sino reforzar la adherencia del pulpo, hasta que la joven vlogger empieza a agobiarse y a sentir dolor.

Tras un enorme esfuerzo, Little Seven consigue quitarse el pulpo de la cara, pero en el rostro le ha quedado una herida sangrante.

Informa Gizmodo de que la youtuber acaba el vídeo sentenciando al animal: "Me lo comeré esta noche".