Un mono viaja 22 kilómetros y vuelve a atemorizar a sus captores: "Sé que es el mismo porque vi una marca en su oreja"

Imagen de archivo de un mono.
Imagen de archivo de un mono.
Martin Schutt / EFE

Este mono llevaba tiempo causando estragos en Kottigehara, una aldea de la India, cuando las autoridades decidieron intentar capturarle y llevarle lejos. Sin embargo, el simio, casi como si quisiera vengarse, recorrió todo el camino de vuelta y volvió a atemorizar a la gente.

Este primate tenía fama de ser un ladrón, tanto de comida como de otros objetos, pero la parte más grave vino cuando empezó a rondar una escuela, atemorizando a los niños.

Por ello, el Departamento Forestal llegó al lugar para intentar capturarlo y, aunque se necesitó la ayuda de 30 personas, lograron encerrarlo en una jaula. Sin embargo, antes de conseguirlo, mordió a un hombre y empezó a arrancar pieza de su coche.

"Ese día no volví a casa por miedo a que el mono me siguiera. Tengo niños pequeños en casa. ¿Y si los ataca?", declaró la víctima a los medios. El hombre creyó que podría ir tras él para vengarse, una actitud inusual en este tipo de animales. Sin embargo, casi se podría decir que sucedió así, pues el mono regresó a la aldea.

Aunque lo soltaron en un bosque a 22 kilómetros de distancia, días después el animal volvió, al parecer montado en lo alto de un camión. Los vecinos lo reconocieron rápidamente, y el captor ya temía por su integridad física: "Cuando me enteré de que el mono había vuelto al pueblo sentí un escalofrío".

"No he salido de mi escondite. Sé que es el mismo mono porque todos vimos una marca en su oreja la última vez y mi amigo dijo que los aldeanos la vieron", comentó el hombre.

Afortunadamente, no llegó a cruzarse con él, pues el Departamento Forestal volvió a capturarle y se lo llevó aún más lejos que la anterior vez.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento