Aphantashia: una patología que impide a quien la padece visualizar imágenes en su mente

Microglia y neuronas.
Microglia y neuronas.
MARK HALLETT - Archivo

Niel Kenmuir, de 44 años, sufre aphantashia, una extraña condición médica que le impide visualizar cosas en su cabeza. Cuando estaba en el colegio, se dio cuenta de que algo no iba bien. Tenía problemas para conciliar el sueño, por lo que su padrastro le dio el típico consejo de visualizar un rebaño de ovejas y contarlas mientras saltaban una valla, una a una.

El problema de Niel era que no podía ver nada cuando cerraba los ojos. Más tarde, descubrió que tenía el ojo ciego. Es decir, que no puede imaginar nada, ni siquiera el rostro de sus seres queridos.

"Recuerdo que no entendí lo que significaba 'contar ovejas' cuando no podía dormir. Supuse que lo decían en sentido figurado", explicó el hombre a la Universidad de Exeter. "Cuando lo probé yo mismo, me encontré volviendo la cabeza para ver pasar ovejas invisibles. He pasado años buscando en Internet información sobre mi enfermedad y no he encontrado nada. Estoy muy feliz de que ahora se esté investigando y definiendo".

El concepto de personas que no pueden visualizar fue identificado en el año 1880 por Sir Francis Galton. Así, una encuesta publicada en el siglo XX sugirió que esta incapacidad afectaba al 2,5% de la población mundial, pero hasta la última década permaneció, en gran parte, sin investigar por la ciencia y la medicina.

Aunque puede parecer que no es importante, tener el ojo ciego provoca algunos problemas bastante serios. En el caso de Niel, que trabaja en una librería de Lancaster (Reino Unido), le encanta leer, pero evita los libros con descripciones de paisajes vívidos porque no tienen sentido para él.

"Simplemente me encuentro pasando por el movimiento de leer las palabras sin que me venga ninguna imagen a la mente", explico. "Por lo general, tengo que volver atrás y leer un pasaje sobre una descripción visual varias veces, casi no tiene sentido".

También le sucede cuando piensa en una persona especial en su vida, como su prometida. Niel no consigue visualizar nada en el ojo de su mente. No puede formar una imagen de ella, no importa cuánto lo intente. En cambio, confía en su memoria cuando se le pide que la describa.

"Sé que hoy tiene el pelo recogido en un moño, morena, pero no estoy describiendo una imagen que estoy mirando, estoy recordando características de ella", explicó Kenmuir a la BBC.

Recordar a los seres queridos que han fallecido, imaginar o revivir escenas cinematográficas en su cabeza se trata de algo verdaderamente imposible para Niel. Aunque describir las condiciones que rodean esta patología es complicado, el propio Kenmuir emplea una analogía: "El ojo de la mente es un lienzo, y las neuronas trabajan juntas para proyectarse sobre él. Todas las neuronas funcionan bien, pero no tengo el lienzo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento