Jordi Gómez, del Wigan
Jordi Gómez, del Wigan, celebra su gol ante el Chelsea. REUTERS

Un gol del español Jordi Gómez a falta de dos minutos para el final, dio el empate al Wigan y frenó la escalada del Chelsea (1-1), privado de su cuarto triunfo seguido, que le hubiera rehabilitado como aspirante al título de la Premier.

A falta de los encuentros del Manchester City y United para completar la decimosexta jornada, el Chelsea dejó escapar una buena ocasión para arrimarse a los dos dominadores de la temporada, primer y segundo clasificado, respectivamente.

Fernando Torres no jugó ni un solo minuto ante el Wigan

De hecho, el conjunto de Villas-Boas, que no contó con el delantero español Fernando Torres pero sí con Juan Mata y Oriol Romeu, se hubiera situado a dos puntos del United y a cuatro del Chelsea de haber salido con la victoria del DW Stadium.

El Chelsea, que afrontó el choque con tres triunfos consecutivos en la Premier, cuatro con el de la Liga de Campeones ante el Valencia, tuvo el choque de cara desde la hora de juego, cuando Sturridge terminó con la resistencia del Wigan tras aprovechar un centro de Ashley Cole.

Sin embargo, fue incapaz de ampliar su renta, y en el tramo final, Jordi Gómez, el jugador más en forma del Wigan de Roberto Martínez y el más rentable en las últimas jornadas, rentabilizó una acción del colombiano Hugo Rodallega para establecer el empate.

La igualada da aire al Wigan, antepenúltimo aún pero a un punto de la permanencia, que marca el Wolverhampton, que cayó en su campo frente al Stoke.