Victor Cordero
Víctor Cordero (dcha), director de la Vuelta Ciclista a España, acompaña al Secretario de Estado Jaime Lissavetzky (UNIPUBLIC). UNIPUBLIC

Si Víctor Cordero, director de la Vuelta a España, arrastra una amargura en su etapa dentro de la organización de la carrera, ésa es la de no haber "sabido o podido" encontrar "el motivo de la pasión de los italianos por el Giro de Italia e inocularlo en los españoles. Para los italianos, el Giro es el Giro". Y el Tour, siendo importante, no lo es todo.

Así se expresaba Cordero, que afronta su último año como director de la Vuelta, en los Desayunos Informativos de Europa Press. Allí también alabó la entrada del Tour de Francia en el accionariado de la carrera, tras la compra del 49% de las acciones de Unipublic por parte de ASO, la propietaria del Tour.

"Supondrá el aumento de la difusión internacional de la prueba española, con la inclusión de nuevos patrocinadores extranjeros y mejora de atención televisiva", indicaba un Cordero que añadía: "Se respetará la personalidad de la Vuelta como expresión del deporte y del ciclismo español. No se prevé hacer otro Tour. La gestión dependerá de ASO, porque en lo deportivo, confían en nosotros. En lo comercial trabajaran para proyectarla internacionalmente. La Vuelta este año, por ejemplo, se verá en Filipinas".

Esperando un duelo entre Contador y Valverde

Cordero se mostró muy optimista ante la próxima edición de la Vuelta que comenzará en Granada el próximo 30 de agosto, con la presencia de Alberto Contador, vencedor del Tour y del Giro, y el esperado duelo con Alejandro Valverde. En todo caso, la presencia de Contador supondrá "un antes y un después" para la carrera.

Sobre el seguir el ejemplo del Giro a la hora de diseñar los recorridos, Cordero opinó que "se pueden estudiar cambios en el recorrido de la Vuelta, pero la orografía en España no es tan rica como creemos, los pueblos están muy diseminados. Tengo envidia del Giro, por su pasión y sus posibilidades en este sentido".

Respecto a la posibilidad de cambiar las fechas de la Vuelta al mes de abril y variar el sistema de competición, Cordero se mostró partidario, pero no a cualquier precio.

"Yo no era partidario del cambio inicial, pero lo cierto es que la Vuelta a finales de abril tendría mas facilidad para ser valorada internacionalmente. Sigo pensando en la primera semana con los play-offs y lo que tengo claro es que no se trata de quitar días a la Vuelta. La decisión la tendremos que tomar todos juntos, organizadores, equipos, corredores...", señaló.