El FC Barcelona ha vencido este domingo en El Madrigal al Villarreal (2-3) en un partido que ha estado marcado por el recuerdo al que fuera técnico del conjunto blaugrana Tito Vilanova, fallecido este viernes, y que se les puso muy cuesta arriba a los de Tata Martino cuando los locales se pusieron 2-0, pero dos goles en propia puerta de los de Marcelino dieron alas a un Barça que culminó la remontada con un tanto de Messi.

Probablemente el de este domingo fue el partido más difícil que hayan disputado hasta la fecha muchos de los jugadores del Barcelona. Solo hizo falta ver las caras de Busquets, Iniesta o Cesc tras el minuto de silencio que se guardó por Tito Vilanova para saber que el de Villarreal fue un choque tremendo de disputar para los blaugrana.

Los de Martino estuvieron sobrados de actitud desde el minuto 1 al 90, probablemente con la idea en la cabeza de que ya que tenían que disputar este encuentro, debían dedicarle una victoria al que fue su técnico. Por encima del resto destacó el ímpetu de Messi, que estuvo en su mejor versión desde hace meses.

Defensa endeble

Pero a pesar de la actitud y de tener a su estrella enchufada, el Barcelona comenzó perdiendo 2-0, y lo hizo porque su defensa sigue siendo muy endeble. El Villarreal lanzó contragolpes peligrosos durante la primera mitad, la línea de cuatro barcelonista fue incapaz de controlar al equipo amarillo cuando este corrió, y al final cuando el balón le cayó a Cani dentro del área, el maño no perdonó y adelantó a los suyos antes del descanso.

Tras la reanudación otra contra acabó con Trigueros rematando de cabeza y superando a Mascherano, Bartra y Pinto. Fue entonces cuando los barcelonistas más coraje demostraron y espoleados por los cambios de Martino se fueron arriba. Entonces en apenas 15 minutos dos cabalgadas de Alves por la derecha acabaron con sendos goles en propia puerta de los locales, uno de cabeza y otro con los pies.

En apenas 15 minutos, dos cabalgadas de Alves acabaron con dos goles en propia puerta

Fue ese momento en el que el destino quiso que tres jugadores que pasaron por las manos de Tito desde la Masía generaran una gran jugada que acabó siendo el gol de la remontada. Busquets filtró un balón al área que Cesc regaló de cabeza a un Messi que por fin logró su tanto, ese que buscó con ahínco durante el choque, su gol para poder dedicárselo a Vilanova.

Así acabó el partido, con tres puntos para el Barça que le permiten seguir teniendo opciones de ganar la Liga, y con una derrota para el Villarreal que no le impide continuar en puestos europeos. Sin duda lo importante este domingo no fueron los goles ni los puntos, lo importante este fin de semana nada tenía que ver con el fútbol, pero en lo que al fútbol se refiere Tito esté donde esté puede sentirse orgulloso del esfuerzo y carácter de su equipo.

Ficha técnica:

2 - Villarreal: Asenjo; Mario, Musacchio, Gabriel, Jokic; Bruno, Pina (Aquino, m. 35), Trigueros, Cani; Giovani (Uche, m. 83) y Perbet (Jonathan Pereira, m. 13).

3 - Barcelona: Pinto; Alves, Mascherano, Bartra, Adriano; Busquets, Xavi (Tello, m.62), Iniesta; Alexis (Cesc, m. 62), Messi y Pedro (Sergi Roberto, m. 90).

Goles: 1-0. Min.45: Cani. 2-0. Min.55: Trigueros. 2-1. Min.65: Gabriel, en propia puerta. 2-2. Min.78: Musacchio, en propia puerta. 2-3. Min. 83: Messi.

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité Andaluz). Amonestó a los locales Mario (m. 55), Trigueros (min. 87) y Cani (m. 90); así como a los visitante Alexis (m. 50), Busquets (m. 86) y Dani Alves (m. 91).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada de la Liga disputado en el estadio El Madrigal ante 20.000 espectadores. Se guardó un emotivo minuto de silencio en memoria del exentrenador del Barcelona Tito Vilanova, fallecido el viernes víctima de un cáncer.