Raphael Varane y Luis Suárez
Raphael Varane y Luis Suárez pugnan por un balón durante el Barcelona-Real Madrid. EFE

Desde Francia, las informaciones que llegan son muy contundentes: Raphael Varane quiere dejar el Real Madrid. El defensa considera por finalizada su época en el club blanco, donde debutó a las órdenes de Jose Mourinho y se ha convertido en un imprescindible en las cuatro de cinco Champions de los últimos años.

Junto a Sergio Ramos, y rotando con Nacho en función de su estado físico, Varane ha ido creciendo como futbolista hasta ser un referente en el mundo en su posición. No obstante, en la última temporada se ha granjeado más pitos que aplausos y, si bien no es el único que no ha mostrado el mismo estado de forma que en el pasado, considera que es un buen momento para irse.

La llegada de Éder Militão al equipo no hace más que añadir más presión a la posición de central. Nacho, Varane, Ramos, Vallejo y ahora Militao, cinco futbolistas para dos puestos. Habida cuenta de que el capitán blanco es el titular indiscutible, quedan cuatro para ese lugar, y Vallejo es el último en la lista, con suerte. Eso deja a Nacho y Varane en competencia con el brasileño recién fichado desde Oporto.

Zidane tendrá que resolver la situación más pronto que tarde. El entrenador francés es el gran valedor de su compatriota, y muchos le consideran como el artífice de su fichaje procedente del Lens cuando era sólo una joven promesa de 17 años. Recuperar una defensa de garantías para volver a reinar en Europa (y recuperar la costumbre de ser candidato, al menos, en Liga y Copa) pasa por no dejar que se enquiste la situación de Varane, amén del resto de retos que asume en esta segunda etapa como técnico del Real Madrid.

El jugador, mientras, no hace nada por evitar que los rescoldos de la rumorología se apaguen. En la concentración con Francia, simplemente ha dicho que "ahora mismo" no quiere hablar sobre su futuro.