Neymar
Neymar, tras anotar un gol con el París Saint-Germain. ETIENNE LAURENT / EFE

Neymar no disputó el partido entre PSG y Manchester United que acabó con la eliminación del conjunto galo de la Champions, pero eso no le ha impedido ser protagonista. Sus duras críticas hacia Damir Skomina, el árbitro del encuentro, le han costado muy caras.

La UEFA, que ya le había abierto expediente al respecto, ha decidido aplicar con toda su dureza el artículo 15.1 de su reglamento disciplinario, por el cual le han sancionado con tres partidos de suspensión en competición europea o, lo que es lo mismo para el PSG, en la Champions League.

Neymar vio el partido desde la grada por lesión, y calificó de "vergüenza" la actuación de un Skomina que entre otras cosas pitó un penalti por mano de Kimpembe y que, para el brasileño, no existió. Ese tanto supuso el 1-3 con el que el Manchester United venció y eliminó a los parisinos.

"Es una vergüenza. Ponen a cuatro tíos que no entienden de fútbol para analizar una jugada... ¿Cómo va a poner la mano de espaldas? El penalti no existe", escribió el futbolista. Esto implica que 'Ney' se perderá los tres primeros partidos de la próxima temporada de la Champions League, en la que el PSG volverá a partir como un serio candidato a victoria.