Femke Van den Driessche
La ciclista belga Femke Van den Driessche lloró en una entrevista en la que se declaró inocente. VRT

La Unión Ciclista Internacional (UCI) ha decidido imponer una sanción de seis años de suspensión a la belga Femke Van den Driessche tras ser acusada de utilizar una bicicleta trucada con un motor durante el pasado Mundial de ciclocross de Heusden-Zolder.

En la resolución se la encuentra culpable de violar del reglamento de la UCI, y se la impone dicha sanción, que entra en vigor el 11 de octubre de 2015 y acaba el 10 de octubre de 2021.

Por lo tanto todos sus resultados quedan anulados, incluido el campeonato europeo sub-23 y nacional de la misma categoría, y se la ordena a devolver las medallas y el dinero recibido a las respectivas organizaciones. Además, es multada a pagar a la UCI una multa de 20.000 francos suizos (unos 18.000 euros) y las costas de este procedimiento.

Según se indica en el comunicado de la UCI, la decisión se adoptó tras descubrir un motor eléctrico oculto en la bicicleta gracias a una prueba de resonancia.

Más de 100 bicicletas fueron escaneadas en aquellos Mundiales, y según la UCI este nuevo método ha demostrado en los ensayos ser muy eficaz para detectar los motores ocultos u otras formas de fraude tecnológico.

"Hemos invertido considerables recursos en el desarrollo de esta nueva y muy eficaz tecnología de exploración y también en el fortalecimiento de las sanciones aplicables a cualquiera que engañe de esta manera. Este caso es una gran victoria para la UCI y todos aquellos aficionados, ciclistas y equipos que quieren estar seguros de que vamos a mantener la lucha contra esta forma de hacer trampa", aseguró Brian Cookson, presidente de la UCI.

La ciclista belga, de 19 años, anunció el pasado mes su retirada y que no testificaría ante la UCI. Van den Driessche asumió que su absolución "es imposible, ya que esa bicicleta estaba en mi zona de material", y añadió que su proceso "ya ha sido juzgado por todos".

La ciclista aseguró tras ser acusada que la bicicleta investigada no era suya, sino de un amigo, pero que terminó en sus manos después de un error de un mecánico