Tensión en 'la roja' ante el encuentro amistoso en la Guinea Ecuatorial del dictador Obiang

  • Este sábado se juega un polémico amistoso entre Guinea Ecuatorial y España.
  • Tensión en la última rueda de prensa de Fernando Llorente y Bartra ante las continuas preguntas de los periodistas sobre el amistoso y Teodoro Obiang.
  • La RFEF no cobrará por el amistoso y diversas organizaciones pro derechos humanos y la oposición ecuatoguineana se han quejado por la disputa del partido.
Entrada para el amistoso entre Guinea Ecuatorial y España.
Entrada para el amistoso entre Guinea Ecuatorial y España.
EFE

España afronta este fin de semana su viaje más polémico. Visita un país, Guinea Ecuatorial, que no destaca precisamente por su respeto a los derechos humanos, disputará un amistoso ante una  selección extremadamente débil que no permitirá hacer ninguna prueba en condiciones a Del Bosque y, además, será un viaje largo y cansado para los jugadores.

Viendo todos estos inconvenientes, la pregunta es obvia. ¿Por qué ha decidido la RFEF disputar este partido amistoso ante la selección ecuatoguineana? Los jugadores no se pronuncian sobre la visita a este conflictivo país, excolonia española, tampoco lo hace Ángel María Villar, presidente de la federación española, y las organizaciones pro derechos humanos denuncian la celebración del partido.

Los jugadores evitan pronunciarse, pero las preguntas respecto a qué opinan sobre este amistoso y sobre si se han negado a fotografiarse con Teodoro Obiang son continuas, lo que ha provocado incluso algún momento de tensión en una rueda de prensa. Muchas pegas para un amistoso demasiado incómodo y que desgranamos en estas claves:

Un país que vulnera los derechos humanos

La República de Guinea Ecuatorial es un pequeño país de África central que cuenta con algo más de 1,600.000 habitantes. Fue colonia española hasta que consiguió su independencia en 1968, aunque conserva el castellano como su idioma oficial.

Actualmente, está gobernada por Teodoro Obiang y está considerado como uno de los países con peor registro de derechos humanos del mundo, según organizaciones internacionales como Amnistía Internacional o Human Right Watch, que denuncian desapariciones de activistas, torturas, falta de libertad de prensa y manipulaciones electorales.

España no va a cobrar por el amistoso

La selección española no va a cobrar por disputar el partido amistoso como hace en el resto de ocasiones, 'perdonando' un caché que oscila entre los 1,5 y los 3 millones de euros, según el destino.

La federación española asegura que no quiere mezclar política con deporte, que el asunto ha sido tratado exclusivamente con su federación homóloga y no con el Gobierno de Obiang y que la recaudación será para ayudar al pueblo ecuatoguineano.

La oposición, radicalmente en contra

Son muchos los miembros de la oposición española que se han mostrado en contra de la disputa de este partido amistoso. Izquierda Unida ya ha registrado una pregunta al Gobierno en el Congreso en la que pide que se pronuncie sobre el partido y si avala "dictaduras como la de Obiang".

También la oposición en el exilio a Obiang se ha mostrado contraria a que se juegue el encuentro. "Solo servirá para lavar la imagen y ocultar los abusos del régimen", argumentan desde el Partido Democrático de Guinea Ecuatorial.

Quejas de movimientos pro derechos humanos

Amnistía Internacional ha denunciado la "oscura historia de Derechos Humanos" del régimen de Obiang y, de paso, ha reclamado la liberación del preso de conciencia Agustín Esono, encarcelado hace más de un año por motivos políticos.

Los jugadores no se pronuncian... y Villar tampoco

Los futbolistas, salvo contadísimas excepciones, rehúyen de opinar sobre política. Este caso no iba a ser distinto, y los jugadores han evitado responder a qué opinan de jugar en Guinea Ecuatorial, país con un gobierno autoritario, con frases tipo: "Nosotros jugamos donde nos mandan" "La federación es la que decide" y "No hay que mezclar política con deporte" han sido las respuestas más repetidas.

Pero peor aún que el silencio de los jugadores es el del presidente de la RFEF, Ángel María Villar, que al ser cuestionado sobre el amistoso dijo en un acto en Logroño que "lo he pensado en el coche mientras venía y no contesto".

Tensión en la última rueda de prensa

Que los jugadores intenten mantenerse al margen no hace que los periodistas no les asedien a preguntas sobre el tema. Ello provocó un momento de tensión en la rueda de prensa de este jueves, ante las insistentes y reiteradas preguntas sobre el tema.

"Solo me centro en el tema deportivo, el resto no me importa", dijo Fernando Llorente, mientras que Marc Bartra también echó balones fuera: "Son temas que cuidan los profesionales. Nosotros nos basamos en jugar y hacer lo que más nos gusta".

La jefa de prensa de la federación española, Paloma Altoranz, tuvo un altercado con un periodista en dicha rueda de prensa y reclamó que a los jugadores se les dejara de preguntar por el asunto. Obviamente, el periodista reivindicó su legitimidad para cuestionar sobre lo que considerara oportuno y que los jugadores eran libres de contestar o no.

Ninguna ventaja deportiva

Además de todo lo expuesto anteriormente, hay que añadir que el encuentro amistoso ante Guinea Ecuatorial no va a aportar absolutamente nada en lo deportivo. La floja selección ecuatoguineana no tiene nivel suficiente para plantar dificultades a la campeona del mundo, por lo que el partido solo valdrá para repartir minutos y que los jugadores españoles se den un buen atracón de goles.

Además, los viajes a Guinea Ecuatorial y Sudáfrica supondrán añadir aún más kilómetros a un equipo que cuenta con varios jugadores muy castigados físicamente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento