Roger Federer
El tenista suizo Roger Federer durante el partido contra Ginepri. (Sergio Barrenechea/Efe). EFE

El suizo Roger Federer conquistó su décimo título de la temporada y el número 43 de su carrera al imponerse hoy al chileno Fernando González por 7-5, 6-1 y 6-0 en una hora y 47 minutos, en la final del Masters Series de Madrid.

Federer se deshizo en semifinales de Nalbandián, mientras que el chileno hizo lo propio con Tomas Berdych, el verdugo de Rafa Nadal.

El suizo había alzado ya los brazos en señal de victoria en Doha, Abierto de Australia, Indian Wells, Miami, Halle, Wimbledon, Toronto, Abierto EE.UU. y Tokio, además de disputar otras cuatro finales más.

Roger, llevo en el tenis 50 años, y eres el jugador más técnico de todos los tiempos (Ion Tiriac, propietario del Masters de Madrid)

Por su triunfo de hoy,
el suizo ganó un cheque por 378.000 euros, y González otro por 189.000 euros.

El saque del número uno del mundo fue inabordable para Fernando González que actuaba en su primera final de un Masters Series.

Primer set: 7-5

Roger Federer se impuso en el primer set del encuentro. El suizo rompió el servicio de Fernando González cuando más daño podía hacerle al chileno: a las puertas del tie break.

Todo indicaba que se iba a resolver en la muerte súbita, pero Federer, tirando de su clase habitual, rompió el saque de González cuando más le convenía.

Los primeros compases del encuentro, en cualquier caso, dieron la razón al número 1 del mundo. Federer dijo que iba a ser "una final dura".

Segundo set: 6-1

Federer, inmenso, solventó el segundo set con menos dificultades que tuvo en el primero.

González empezó plantando cara al número uno del mundo, pero en el cuarto set Federer le rompió el servicio, se colocó 3-1 y a partir de ahí el juego del chileno languideció mucho.

Federer, con un saque inabordable, se creció y finiquitó esta segunda manga desbordando brillantez y suficiencia.

Fernando González, con problemas en su brazo derecho, ya comenzaba a tirar la toalla.

Tercer ser: 6-0

Federer sentenció su victoria endosando un set en blanco a Fernando González.

Si ya en el segundo set exhibió una insultante superioridad, en esta manga definitiva la diferencia entre ambos contendientes fue escandalosa.

El chileno, con el codo lastimado, no fue capaz de frenar el vendaval tenístico del suizo e hincó la rodilla ante uno de los tenistas más espectaculares y laureados del mundo, y cuyo palmarés va camino de hacer historia.