Estadio Carlos Tartiere
Una imagen de la fachada del estadio Carlos Tartiere de Oviedo. GOOGLE STREET VIEW

El partido Real Oviedo-Rácing Ferrol, del grupo I de Segunda División B, ha sido suspendido en el Carlos Tartiere tras el lanzamiento de un petardo en el túnel de vestuarios al terminar la primera mitad, con marcador de 1-0.

El colegiado vasco Ander Zarrabeitia ha decidido suspender el partido de la decimosexta jornada.

"Tras finalizar la primera parte y cuando abandonamos el terreno de juego correctamente escoltados por empleados del club y las fuerzas de seguridad, se lanzó desde la grada un petardo que se introdujo por el lateral del túnel móvil de entrada a vestuarios, haciendo explosión a apenas un metro de distancia desde nuestra posición", relata el árbitro en el acta.

La explosión nos produjo un zumbido en el oído dejándonos aturdidos

"La explosión", añade, "no produjo ningún daño físico a ninguna persona, salvo un zumbido en el oído dejándonos aturdidos durante unos instantes. Observando que tanto nuestra integridad física como la de otros empleados del club no estaba asegurada, he decidido suspender el partido en el descanso".

El Oviedo se había adelantado en el minuto 14 con un gol de Diego Cervero, que fue expulsado en la jugada siguiente por una dura entrada por detrás a un contrario.

"En el minuto 17", reza el acta, "Cervero Otero, Diego fue expulsado por disputar el balón con el pie en forma de plancha golpeando con éste en el tobillo de un adversario con el uso de una fuerza excesiva. El adversario tuvo que ser atendido fuera del terreno de juego, reincorporándose momentos después", reza el acta.

Los aficionados despedían al equipo arbitral con gritos de "¡Fuera, fuera!" cuando los colegiados se dirigían a los vestuarios al término de la primera parte.

El Real Oviedo ya estaba advertido de cierre de su estadio o de sanción por el lanzamiento de objetos al terreno de juego.