Salida de la Barcelona World Race
Imagen de archivo de la Barcelona World Race 2017. Alberto Estévez / EFE

El patronato de la Fundación Navegación Oceánica de Barcelona (FNOB) anunció este jueves la suspensión de la próxima edición de la Barcelona World Race, que tenía prevista su salida en enero de 2019, ante las complicaciones surgidas por el retraso en la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) y las dificultades para encontrar patrocinadores privados por la inestabilidad política en Cataluña.

La Barcelona World Race es una regata de vuelta al mundo a vela con dos tripulantes y con salida y llegada en Barcelona. La decisión se tomó el pasado 22 de marzo por acuerdo en una reunión del patronato, formado por el Ayuntamiento de Barcelona, la Cámara de Comercio de Barcelona, el Puerto de Barcelona y la Fira de Barcelona.

En un comunicado, la FNOB relata que ya en 2015 solicitó la consideración de esta competición como "evento de excepcional interés público" en los PGE, condición que no le fue reconocida hasta abril de 2017. Además, prosigue en un comunicado, la constitución de la comisión que debe articular el patrocinio de la regata no se podrá celebrar hasta abril de este año, lo que ha "dificultado de manera extraordinaria" la "planificación habitual de comercialización de la regata".

En segundo lugar, asegura que ha influido "el clima de indefinición institucional y falta de estabilidad política que vive nuestro país en este último año", lo que ha provocado la "desconfianza" de los "patrocinadores potenciales", que no puede estar seguros de que contarán "con el apoyo institucional que necesariamente debe garantizar un evento deportivo de estas dimensiones".

Finalmente, la organización hace referencia a la "incertidumbre" generada por informaciones periodísticas sobre un posible cambio de la regulación en la utilización de soportes publicitarios y al "impacto previsto" en los próximos presupuestos generales del Estado "de los acontecimientos de especial interés público".

Siete equipos ya confirmados

Los organizadores del evento lamentan tener que recurrir a la suspensión de la regata ya que, según afirman, ésta prometía contar con una interesante participación internacional. De hecho, siete equipos habían confirmado ya su participación y disponían del presupuesto necesario para hacerlo, y otros 11 equipos se encontraban en el proceso final de captación de recursos.

Así, la fundación insiste en que la suspensión no se debe a la falta de interés de equipos participantes, ni de patrocinadores interesados, ni de apoyo internacional, "sino a la imposibilidad de concretar el patrocinio en los plazos estipulados". Pese a la suspensión de la próxima regata, la fundación mantiene los planes para organizar una nueva edición de la Barcelona World Race, que se celebrará en 2022-2023.

Críticas de la oposición

Tras conocerse la noticia, la diputada de Ciudadanos en el Parlament Lorena Roldán denunció que la situación de Cataluña es "insostenible" por la "inestabilidad política" y la "inseguridad jurídica" a consecuencia del procés, que están provocando "pérdida de oportunidades" como la Barcelona World Race. La parlamentaria naranja recordó que Barcelona tampoco logró ser elegida sede de la Agencia Europea del Medicamento hace unas semanas.

El presidente del grupo de ERC en Barcelona, Alfred Bosch, lamentó por su parte en un comunicado que con esta decisión se da "otro paso en la desaparición de los acontecimientos internacionales en la ciudad", por lo que considera que se debería buscar la manera de celebrar la World Race "dando facilidades a la nueva estructura y haciendo que las arcas de la ciudad no salgan perjudicadas". "Barcelona no tiene prácticamente ninguna cita deportiva de renombre internacional (...). Han sacado a Barcelona del mapa internacional", recalcó.

Jaume Collboni, líder del PSC en la ciudad de Barcelona, sostuvo finalmente que la suspensión de la competición se debe a la "falta de liderazgo" de la alcaldesa, Ada Colau. "Colau da un paso más para desmantelar la promoción económica internacional al dejar perder la Barcelona World Race", apuntó en un comunicado el socialista. A juicio del concejal, Colau ha aprovechado la ausencia del PSC en el Gobierno local para "boicotear el evento y dictar sentencia de muerte al proyecto".

Por su parte, el presidente del grupo municipal del PP en Barcelona, Alberto Fernández, ha responsabilizado directamente a la inestabilidad política en Cataluña y ha emplazado a Ada Colau que, desde el Ayuntamiento, "se ponga al timón y mantenga un rumbo que permita reconsiderar la decisión de este aplazamiento".  "La inestabilidad política, que tanto perjudica a sectores económicos y turísticos de la ciudad, también alcanza la organización de eventos internacionales que proyectan Barcelona en el mundo, como es el caso de la World Race", ha lamentado el concejal.

La edil del PDeCAT en el Ayuntamiento Maite Fandos también ha lamentado la suspensión y lo ha atribuido a "la falta de interés del Gobierno de la alcaldesa, Ada Colau, y a la fobia del Gobierno de Mariano Rajoy respecto a iniciativas de eco internacional en Cataluña". La concejal ha rechazado que la falta de patrocinios se deba a "consideraciones de carácter político", en referencia a la situación política catalana, y lo ha vinculado al retraso en la creación de la constitución de la comisión que aprueba dichos patrocinios.