Stan Wawrinka
Stanislas Wawrinka saluda al recogepelotas con el que calentó durante su partido de Roland Garros. YOUTUBE

El tenista suizo Stanislas Wawrinka protagonizó este domingo una de las anécdotas curiosas de Roland Garros cuando decidió pelotear con uno de los recogepelotas del torneo.

El rival del helvético, el serbio Viktor Troicki, se lesionó y tuvo que ser atendido junto a su silla. Para no quedarse frío, le propuso a un recogepelotas intercambiar unos golpes. El niño aceptó encantado.

Tenista y aprendiz pelotearon durante algunos instantes, mientras el público coreaba con olés los golpes del chico.

Wawrinka venció el partido por 7-6, 6-7, 6-3 y 6-2.

El suizo, defensor del título  y tercer favorito, se las verá en cuartos de final  con el español Albert Ramos, 55 del mundo, al que ha ganado en las seis veces que se han enfrentado.

Ramos, por su parte, ha dado la campanada tras derrotar en tres sets al número nueve del mundo, el canadiense Milos Raonic (6-2, 6-4, 6-4), y con ello ha asegurado su presencia en los Juegos Olímpicos de Río como cuarto tenista español con mejor ránking.