No tuvo problemas el BM Valladolid para superar la primera eliminatoria de la Recopa de Europa. Con la ventaja de la ida (38-31), no concluyente, los de  Juan Carlos Pastor, dejaron aflorar los nervios al inicio y dieron alas a los italianos para controlar el ritmo de juego.

La baja de Asier Antonio Marcos en defensa volvió a ser un lastre para el conjunto pucelano que, con una defensa 5:1, con Velasco de avanzado, hizo aguas. La renta de 4 goles de los italianos (8-4) en el min. 12, obligó a Pastor a reorganizar a sus pupilos en el área rival.

No surtió el efecto deseado, pero la salida de Eduard Fernández y del meta José Manuel Sierra hicieron que recuperaran el dominio del partido y llegaran al descanso con 17-18.
Tras la reanudación, el BM Valladolid cambió por completo y, gracias a un Sierra intratable y a la buena defensa, fue cobrando ventaja hasta llegar a los nueve goles (27-36), a falta de cinco minutos para la conclusión, que se ampliaría hasta el definitivo 27-40.