Sevilla reivindicó a la afición española y silbó durante el himno inglés

Aficionados de la selección española de fútbol en el estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla (Efe).
Aficionados de la selección española de fútbol en el estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla (Efe).

El Sánchez Pizjuán volvió anoche a vivir una de sus jornadas mágicas con la selección. Nada menos que catorce años después, los sevillanos volvieron a vibrar con la roja.

El encuentro venía precedido de la polémica por la decisión de no jugarse en el Bernabéu a causa de lo sucedido en 2004, cuando Cole y Wright-Philipps tuvieron que soportar insultos racistas que venían de la grada.

En Sevilla no somos racistas, somos artistas

Por ello, la afición sevillana quiso reivindicar a la española en general. "En Sevilla no somos racistas, somos artistas", rezaba una pancarta en la grada del Pizjuán. Y fueron artistas. Es innumerable el número de olas que se hicieron en el estadio, el número de cánticos apoyando a la selección y, por supuesto, el número de olés que les dedicaron al juego de los de Del Bosque.

Pero hubo un hecho puntual, y fue antes del comienzo del partido, que no tuvo que haber ocurrido. Durante el himno inglés apenas se escuchó la música. Fue debido a que se escuchaban más los silbidos hacia el himno que la propia música. Se confirmaron los recelos de los aficionados sevillanos a todo lo comentado sobre la afición española y su supuesto racismo.

En un partido declarado de alto riesgo, y en el que había casi5.000 ingleses en las gradas, fue un gesto que seguro cayó muy mal a los ingleses. Afortunadamente no hubo que lamentar ningún incidente importante.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento