Sevilla
Los jugadores del Sevilla durante el entrenamiento previo al partido ante el Basaksehir. EFE

El Sevilla afronta este martes el partido de vuelta de la fase previa de la Champions League ante el Basaksehir turco con la confianza que le da el 1-2 conseguido la pasada semana en territorio otomano pero sin confianzas. El objetivo es claro: estar en la próxima edición de la mejor competición del continente.

Los sevillistas no se fían de la corta renta con la que afrontan este crucial y exigente duelo europeo, pues, como ha avisado su técnico, el argentino Eduardo Berizzo, los turcos ya demostraron en Estambul ser un "rival peligroso" por la calidad y rapidez de sus extremos, sobre todo el holandés Eljero Elia, autor del 1-1 antes de que el galo Wissam Ben Yedder hiciera el segundo gol casi al final.

Otro referente ofensivo de este joven conjunto de Estambul es el veterano 'gigante' togolés Emmanuel Adebayor, al que los hispalenses deberán neutralizar para evitar sorpresas y también imponerse en el centro del campo a otros jugadores experimentados como el turco Emre Belozoglu, el bosnio Edin Visca y el brasileño Mossoró.

Aún así, el Sevilla tratará de explotar las debilidades en defensa de este adversario con poca historia -fundado en 1990-, si bien fue segundo en la pasada liga turca y busca pasar por primera vez a la fase de grupos de la Champions tras su experiencia en las rondas clasificatorias de la Liga Europa en los dos últimos años.

Estar en la Champions reportaría al club hispalense entre 20 y 25 millones de euros

Los hombres de Berizzo están concienciados de la trascendencia del choque, considerado una 'final' por todo lo que se juega el club tanto en el aspecto deportivo como en el económico, pues repetir por tercer año consecutivo en la fase de grupos de la máxima competición europea le reportaría al menos entre 20 y 25 millones de euros.

Por ello, la consigna para los sevillistas es clara: salir con la misma intensidad que en la ida, en la que tuvieron buenas ocasiones en la primera mitad para haber sentenciado la eliminatoria; respetar al máximo al Basaksehir; no confiarse en ningún momento; e intentar hacerse con el balón para armar su juego e imponer su mayor calidad.

Tras fracasar el experimento de nueve cambios que hizo ante el Espanyol respecto al once que ganó en Estambul, para refrescar al equipo y tener implicado a todo el plantel, Berizzo volverá a su esquema más lógico y alineará como teóricos titulares al lateral zurdo Sergio Escudero o a los argentinos Nico Pareja en la zaga, Éver Banega como organizador del juego y Joaquín Correa en uno de los costados.

Ben Yedder y Muriel, la duda para el nueve

Exactamente lo mismo hizo el sábado el entrenador del Basaksehir, el exseleccionador turco Abdullah Avci, y con consecuencias aún peores, pues su equipo perdió 3-1 en su liga ante el Karabukspor.

En el Sevilla se presume, además, que el técnico argentino tirará de jugadores a los que dio descanso el sábado como el argentino Gaby Mercado para el lateral diestro, a pesar de que el francés Sebastien Corchia se ha recuperado del golpe sufrido ante el Espanyol, mientras que la gran actuación de Jesús Navas en el extremo derecho hace presagiar que continuará en el once.

En la punta del ataque es probable que Ben Yedder, autor del 1-2 en Estambul tras un magistral centro de Navas, vuelva al equipo tras haber descansado en el estreno liguero, en detrimento del colombiano Luis Muriel, quien cuajó un buen partido el sábado, aunque le faltó puntería para concretar las claras ocasiones en las que participó.

En los sevillistas son bajas el portero David Soria, que sufrió una luxación en un dedo de la mano izquierda en el estreno liguero y tuvo que ser sustituido por el teórico titular, el internacional Sergio Rico, así como el central luso Daniel Carriço y el mediapunta argentino Franco Vázquez, lesionados durante la pretemporada.