Seve:"Estoy vivo, puedo hacer cosas, hablo, razono... he tenido mucha suerte"

  • "Es como si viviera en un mal sueño. No consigo vivir la realidad, lo veo todo distinto, difuso", asegura el ex golfista cántabro.
  • Afirma que ya no  se llama "Seve Ballesteros, sino Seve Mulligan, que es como se llama a las segundas oportunidades en el mundo del golf".
  • "Nuestro máximo patrimonio es la salud", apunta.
  • "Estoy luchando para ganar mi  sexto grande", confiesa.
Severiano Ballesteros, en el momento en el que anunció su retirada del golf profesional. (EFE)
Severiano Ballesteros, en el momento en el que anunció su retirada del golf profesional. (EFE)
EFE

Mucho más delgado (ha perdido 15 kilos desde que ingresó en el hospital), pálido, pero con un brillo en los ojos que indica sus ansias de recuperarse, Severiano Ballesteros ha concedido una amplia entrevista a Olga Viza para Marca, a la que le cuenta su vida, sus experiencias y sus pensamientos desde que un médico le anunciara hace seis meses que tenía un tumor cerebral.

"No necesito salir en los medios, pero quiero dar las gracias porque se que hay mucha gente esperando buenas noticias", apunta un emocionado Seve, que ha recibido casi 300.000 mensajes de apoyo desde que se conoció su enfermedad.

El ex golfista, que afirma que su trabajo actual es recuperarse, cuenta el trabajo físico que hace a diario  (caminar, bici estática, remo... y sesiones con el fisio), cómo ha cambiado su alimentación hacia una dieta que le dio su amigo Emilio Butragueño en la que come fundamentalmente verduras y pescado...

Lo peor, el post operatorio. No es que tuviera dolores. El dolor... es interior

También que antes de acudir a las urgencias del Hospital de la Paz (tras caerse en el aeropuerto), donde en un escáner le detectaron una mancha grande en la parte derecha del cerebro, había tenido varios avisos que le indicaron que algo no marchaba, pero que no fue capaz de verlo: un accidente de coche, se daba golpes con las cosas,, a veces le fallaba el ojo, se le dormía algún miembro...

Severiano, que pasó por cuatro operaciones en quince días, asegura a Viza que "lo peor... los post operatorios, que fueron durísimos. Son muchas incomodidades, no es que tuviera dolores el dolor... es interior" .

Siempre con referencias al mundo del golf, Seve asegura que ya no  se llama Seve Ballesteros, sino Seve Mulligan, que es como se llama a las segundas oportunidades en el mundo del golf. "Yo he tenido un Mulligan en la vida. La prueba es que estoy vivo, que puedo hacer cosas, que hablo, que razono perfectamente. Si lo observo objetivamente, he tenido mucha suerte, la verdad".

Habla también de como el estado de ánimo sube y baja... como en una montaña rusa. En el hospital hasta bromeaba con las enfermeras "contaba chistes. Yo tengo un amplio repertorio de chistes y no hay cosa más bonita que ver reír a la gente, pero... [...] El problema viene cuando eres plenamente consciente de lo que pasa, ahí es cuando sientes mayor dolor interior", apunta".

Tengo un amplio repertorio de chistes y no hay cosa más bonita que ver reír a la gente, pero...

"Las enfermedades no distinguen ni razas, ni ideologías, ni nacionalidades. Son el verdadero enemigo y nuestro máximo patrimonio es la salud", asegura tras afirmar que "con mi padre aprendí que los médicos y los hospitales de aquí son tan buenos como los americanos".

El cáncer ha abierto los ojos de Seve en otros aspectos de los que quizá no era muy consciente: "Durante todos estos años estaba muy centrado en mi trabajo. sabía que me admiraban, pero no sabía que la gente me quería tanto", afirma emocionado, y asegura que "de lo que más orgulloso estoy, si me preguntaras cuál ha sido mi mayor victoria, es de haber hecho del golf un deporte popular".

Desde su casa de Pedreña (Cantabria), Seve asegura que ahora mismo "es como si viviera en un mal sueño ¿sabes? no consigo vivir la realidad, lo veo todo distinto, difuso, es difícil de explicar, pero sé que todo es cuestión de tiempo".

Confiesa Seve que, cuando se despertó de la anestesia de la primera operación, sus primeras palabras fueron "yo siempre gano", pero ese orgullo se llena de emoción y lágrimas cuando recuerda el apoyo que ha recibido y está recibiendo de la gente...

Y la vida sigue, y Seve ve desde su ventana el campo de golf que rodea su casa, al que se acerca de vez en cuando: "El otro día estuve aprochando y haciendo unos putts. No lo hice mal, pero me sentí un poco extraño. Hacía cinco meses que no cogía un palo".... y es que Seve asegura que "estoy luchando para ganar mi  sexto grande".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento