Busquets tira fuera
Sergio Busquets pierde la oportunidad de meter el primero de España. EFE

Un mal broche para cerrar una fructífera época con preguntas retóricas en la línea del final de ciclo. La selección española de fútbol, la de las dos Eurocopas y una Copa del  Mundo, se despidió de su defensa del título mundial tras las dos primeras jornadas de la fase de grupos y se une a Brasil, Italia (en dos ocasiones) y Francia como defensores que hacen las maletas en la primera ronda. Los galos, el último precedente, naufragaron en Japón y Corea tras levantar el trofeo en el Mundial de 1998. Es la quinta ocasión en la que España concreta su adiós en la fase de grupos tras Chile 62, Inglaterra 66, Argentina  78 y Francia 98.

Chile, que nunca había ganado a España y perdió en Maracaná con la selección en el Mundial de 1950, sumó su primer éxito ante España

Tras la dolorosa goleada en el debut contra Holanda (1-5), el siempre indigesto Chile estrenó su casillero de éxitos frente a una España (0-2) a la que empujó al abismo del descrédito universal. Una caída libre en la que se deshicieron algunos de sus mitos, como Sergio Ramos, como Sergio Busquets, como Xavi, como Piqué, como Xabi Alonso y también, sí, como Iker Casillas.

El toque, estrellado en Maracaná; un templo del fútbol donde sobrevolaron muchas preguntas y la resignación con el advenimiento del final de un ciclo. Al menos para un grupo que sí dejó su  muesca en la historia con el encadenado histórico de la Eurocopa de Suiza y Austria, el Mundial de Sudáfrica y la Eurocopa de Polonia y Ucrania. ¿Faltó previsión en el cambio generacional? ¿Era la de Brasil la mejor convocatoria posible? ¿Era una lista más política que consecuente?

España se despidió del Mundial condenada por su nefasto bagaje defensivo, con siete goles encajados en dos partidos, un guarismo inédito en la era Del Bosque que deja en mal lugar a los centrales y también a la figura del guardameta Iker Casillas, impreciso. Ante Chile mostró los mismos síntomas que en la segunda parte contra Holanda. La presión avanzada, tan solvente otrora, apenas apareció a cuentagotas en los dos partidos brasileños. Y la posesión, como sucedió durante décadas, volvió a ser un alma de doble filo. La creación ibérica resultó tibia, improductiva. El debate del tono físico puede tener su influencia, pero no más allá de un factor más. ¿Determina el ritmo trotón que ha caracterizado a España en Brasil?

Y es que no menos preocupantes, en términos balompédicos, fueron las nulas variedades mostradas en las jugadas de estrategia o la falta de química en ciertas asociaciones. A Diego Costa, apuesta firme en la titularidad pese a carecer de bagaje con el grupo, ni se le vio el carácter del Atlético ni tampoco sus asociaciones. Entre Pedro y Azpilicueta tampoco se transmitía nada especial. Iniesta, héroe en Sudáfrica, cuajó posiblemente su peor actuación con la selección. A la figura del seleccionador Vicente del Bosque también se le discutirán los cambios, otras veces oportunos y en esta ocasión poco revulsivos.

Encuesta

¿Quién ha sido el peor jugador de España en el Mundial?

Iker Casillas
43,47 % (4943 votos)
Xavi Hernández
4,12 % (469 votos)
Gerard Piqué
13,42 % (1526 votos)
Sergio Ramos
5,78 % (657 votos)
Xabi Alonso
5,92 % (673 votos)
Sergio Busquets
5,05 % (574 votos)
Diego Costa
22,23 % (2528 votos)