'Hijab' integrado
La excapitana del equipo nacional de fútbol femenino de Afganistán, Khadila Popal, con la camiseta creada con motivo del Día Internacional de la Mujer, y que incluye integrado un hijab. EFE

Khalida Popal, ex capitana de la selección de fútbol de Afganistán, acusa al presidente de la Federación de su país de violar a niñas menores de edad que jugaban en el equipo nacional. La futbolista, exiliada en Dinamarca, asegura queKeramuddin Keram “tenía una habitación secreta donde violaba a niñas".

“Algunos de los representantes de la Federación comenzaron a abusar de nuestras jugadoras”, explica Popal en una entrevista concedida a ‘El Mundo’. Ella entonces era directora de programas y, en cuanto tuvo conocimiento de los hechos, se puso a investigar. “Encontré que el autor de esa violencia era el presidente. Tiene una habitación secreta en su oficina donde mete a las niñas. Y allí las viola y después las suelta. Fueron varias. Venían con sueños, sentían que los habían alcanzado. Chicas de familias corrientes... Y ese hombre, agazapado como si fuera un cazador, se dedicó a cazar”.

Keram, que en su día fue también señor de la guerra y gobernador de la provincia de Panjshir, ha sido suspendido por la FIFA gracias a testimonios como los de Popal, pero sigue en su cargo y no tiene problemas a la vista con la justicia.

Las mujeres contra la sociedad

“Las que fueron violadas fueron menores de edad. Niñas de 14 y 15 años”, cuenta; “su objetivo eran las chicas más tímidas”. “Las mujeres en Afganistán tienen que luchar contra toda una sociedad. Y ellas no pueden volver a casa y decir lo que ha pasado. Porque serán acusadas por sus propias familias. Ya les habían dicho que ellas no debían ir allí [a jugar a fútbol]. Están totalmente solas”.