AMA
Imagen del edificio que acoge la sede de la Agencia Mundial Antidopaje, en Montréal, Canadá. GOOGLE STREET VIEW

La segunda parte del 'informe McLaren', encargado por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), señala que más de 1.000 deportistas rusos estuvieron implicados o se beneficiaron de las prácticas dopantes auspiciadas por las autoridades rusas para ocultar positivos.

"Podemos ahora confirmar un encubrimiento que data de antes por lo menos de 2011 y que continuó después de los Juegos Olímpicos de Sochi en 2014. Fue un ocultamiento que evolucionó de un caos incontrolado a una conspiración institucionalizada y disciplinada para ganar medallas", apuntó en rueda de prensa Richard McLaren, principal responsable de este documento.

Esta segunda parte del informe presenta pruebas que demostrarían que más de 500 controles positivos se hicieron pasar por negativos, entre ellos los de "atletas muy conocidos y de nivel de élite", y que afectarían a más de 30 deportes, incluyendo el fútbol.

Esta segunda parte del informe también presenta pruebas que demostrarían que más de 500 controles positivos se hicieron pasar por negativos, entre ellos los de "atletas muy conocidos y de nivel de élite".

"Hubo un encubrimiento en una escala sin precedentes y la segunda parte de este informa muestra que el número de atletas implicados aumenta, al igual que la amplitud de la conspiración", añadió. "El equipo ruso corrompió los Juegos de Londres a una escala sin precedentes y su extensión probablemente nunca podrá ser plenamente establecida", aseveró McLaren.

Para este, "el deseo de ganar medallas reemplazó su moral colectiva, su límite ético y los valores olímpicos del 'juego limpio'". "Durante años, las competiciones internacionales han sido secuestradas sin saberlo por los rusos. Entrenadores y atletas han jugado en un escenario desigual. Los aficionados y espectadores han sido engañados y es hora de que esto pare", sentenció.

El informe indicó que una técnica de intercambio de muestras de orina utilizada en Sochi se convirtió en práctica habitual en el laboratorio de Moscú que trataba con atletas de élite y remarcó que cuatro medallistas de oro de Sochi tenían muestras con lecturas de sal fisiológicamente imposibles. Así, dos jugadoras del equipo ruso de hockey sobre hielo tenían muestras de orina masculinas y un total de doce medallistas de la cita invernal habrían falsificado sus botes.

Muestras de orina

El Comité Olímpico Internacional (COI) volverá a analizar las 254 muestras de orina de los deportistas rusos que se recogieron en los Juegos de Invierno de Sochi 2014 y también examinará todas las recogidas en los Juegos de Londres 2012 a los deportistas de la delegación rusa.

Según ha informado el COI en un comunicado, después de hacerse pública este viernes la segunda parte del informe McLaren, los 63 análisis de sangre hechos a deportistas rusos en los Juegos de Sochi 2014 ya han sido reanalizados por este organismo y todos han dado negativo.

"El reanálisis de algunas de las muestras de los deportistas rusos recogidas en Londres ya está en marcha tras los datos desvelados por el profesor McLaren al COI. Once deportistas rusos ya ha sido sancionados por el COI como resultado del programa de reanálisis, que empezó antes de los Juegos de Río 2016 y sigue en curso", señaló el COI.

El organismo que preside el alemán Thomas Bach agradeció al profesor McLaren y a su equipo haber completado el informe, cuyos hallazgos "demuestran que hubo un ataque fundamental a la integridad de los Juegos Olímpicos y al deporte en general".