Nicolas Sarkozy
El expresidente francés Nicolas Sarkozy. Julien Warnand / EFE

"Yo no soy el seleccionadro de Francia, pero el señor Valls tampoco". Con esa frase respondía Nicolas Sarkozy a las declaraciones de Manuel Valls sobre Benzema.

El expresidente se desmarca así de las declaraciones del primer ministro de Francia, en las que atacaba al futbolista del Madrid. "Es espantoso. Acusamos, denunciamos, demolemos, reprochamos... Es lo contrario de lo que debería ser una democracia tranquila", ha dicho Sarkozy.

Yo no soy el seleccionadro de Francia, pero el señor Valls tampoco

El primer ministro francés terció en la polémica sobre el delantero del Real Madrid Karim Benzema, al afirmar que si un deportista "no es ejemplar" no debería tener sitio en la selección nacional. "Un gran deportista debe ser ejemplar (...) Si no lo es, no tiene sitio en el equipo de Francia", sentenció Valls al ser cuestionado por el asunto en una entrevista.

El primer ministro argumentó, llevándolo al terreno de la política, que "si hubiese un ministro imputado, no estaría en el Gobierno (...) En cierta forma, es lo mismo para el equipo nacional de Francia".

El abogado del futbolista, Alain Jakubowicz, también salió al paso de esa declaración reprochándole al jefe del Gobierno francés que no respetara la presunción de inocencia de su cliente.

"¿Qué hace el primer ministro con la presunción de inocencia? Tenemos mucho que decir", aseguró el letrado en la radio RTL.

Jakubowicz indicó que el caso Benzema "está saliendo en los medios de forma escandalosa" lo cual "ha conducido al primer ministro a hablar sin conocer".